Casos Clínicos

New Blogs

  • 19 Oct 2021
    ¿Qué es? La depresión mayor es un trastorno mental que se caracteriza por una tristeza profunda y una pérdida del interés; además de una amplia gama de síntomas emocionales, cognitivos, físicos y del comportamiento. Estos síntomas incluyen el llanto, la irritabilidad, el retraimiento social, la falta de libido, la fatiga y la disminución de la actividad, la pérdida del interés y el disfrute de las actividades en la vida cotidiana, además, de los sentimientos de culpa e inutilidad. También, se encuentran a la baja los sentimientos de autoestima, existe una pérdida de la confianza, sentimientos de impotencia, y en una gran parte de la población que padece la depresión mayor se presenta una ideación suicida, intentos de autolesión o suicidio.   ¿Cuáles son las causas? Diferentes sucesos pueden actuar como desencadenantes de la depresión en personas diferentes. Algunas veces, la depresión aparece sin una causa aparente. Algunas circunstancias que aumentan el riesgo de depresión son: Haber sufrido algún episodio depresivo en el pasado. Antecedentes en la familia de personas deprimidas. Experiencias de pérdidas o estrés, incluyendo fallecimiento de seres queridos, desempleo, soledad, cambios en el estilo de vida o problemas en las relaciones interpersonales. Situaciones conflictivas en tu entorno.   ¿Cómo se realiza el diagnóstico? El diagnostico se realiza normalmente por lo síntomas, entre los que se incluyen la dificultad de concentración, el sentimiento de culpa excesiva o de autoestima baja, la falta de esperanza en el futuro, pensamientos de muerte o de suicidio, alteraciones del sueño, cambios en el apetito o en el peso y sensación de cansancio acusado o de falta de energía.   ¿Qué evidencia hay del tratamiento? Hay varios tratamientos que te pueden ayudar y que han probado su eficacia en la depresión. Entre ellos, se encuentran: Técnicas de autoayuda. Terapias psicológicas. Terapia farmacológica.   La depresión leve puede mejorar por sí sola sin tratamiento o con asesoramiento sobre cómo afrontar los problemas. Resultan eficaces la autoayuda y las terapias psicológicas. Las terapias psicológicas incluyen counselling (consejo/orientación) y otras terapias específicas para la depresión. Los fármacos antidepresivos también ayudan en algunos casos. Algunas personas utilizan procedimientos alternativos o complementarios, como la acupuntura, el yoga, el masaje o ciertos suplementos alimentarios, aunque no hay pruebas firmes que permitan recomendarlos.  
    28 Posted by medchannel
  • ¿Qué es? La depresión mayor es un trastorno mental que se caracteriza por una tristeza profunda y una pérdida del interés; además de una amplia gama de síntomas emocionales, cognitivos, físicos y del comportamiento. Estos síntomas incluyen el llanto, la irritabilidad, el retraimiento social, la falta de libido, la fatiga y la disminución de la actividad, la pérdida del interés y el disfrute de las actividades en la vida cotidiana, además, de los sentimientos de culpa e inutilidad. También, se encuentran a la baja los sentimientos de autoestima, existe una pérdida de la confianza, sentimientos de impotencia, y en una gran parte de la población que padece la depresión mayor se presenta una ideación suicida, intentos de autolesión o suicidio.   ¿Cuáles son las causas? Diferentes sucesos pueden actuar como desencadenantes de la depresión en personas diferentes. Algunas veces, la depresión aparece sin una causa aparente. Algunas circunstancias que aumentan el riesgo de depresión son: Haber sufrido algún episodio depresivo en el pasado. Antecedentes en la familia de personas deprimidas. Experiencias de pérdidas o estrés, incluyendo fallecimiento de seres queridos, desempleo, soledad, cambios en el estilo de vida o problemas en las relaciones interpersonales. Situaciones conflictivas en tu entorno.   ¿Cómo se realiza el diagnóstico? El diagnostico se realiza normalmente por lo síntomas, entre los que se incluyen la dificultad de concentración, el sentimiento de culpa excesiva o de autoestima baja, la falta de esperanza en el futuro, pensamientos de muerte o de suicidio, alteraciones del sueño, cambios en el apetito o en el peso y sensación de cansancio acusado o de falta de energía.   ¿Qué evidencia hay del tratamiento? Hay varios tratamientos que te pueden ayudar y que han probado su eficacia en la depresión. Entre ellos, se encuentran: Técnicas de autoayuda. Terapias psicológicas. Terapia farmacológica.   La depresión leve puede mejorar por sí sola sin tratamiento o con asesoramiento sobre cómo afrontar los problemas. Resultan eficaces la autoayuda y las terapias psicológicas. Las terapias psicológicas incluyen counselling (consejo/orientación) y otras terapias específicas para la depresión. Los fármacos antidepresivos también ayudan en algunos casos. Algunas personas utilizan procedimientos alternativos o complementarios, como la acupuntura, el yoga, el masaje o ciertos suplementos alimentarios, aunque no hay pruebas firmes que permitan recomendarlos.  
    Oct 19, 2021 28
  • 19 Oct 2021
    ¿Qué es? La artritis cursa con inflamación de las articulaciones, que a su vez produce dolor y dificultad para el movimiento. Se da con mayor frecuencia en mujeres, pero afecta también a varones, y no es una enfermedad propia de la edad avanzada. Aunque puede aparecer en ancianos, se presenta con mayor frecuencia entre los 45 y los 55 años. La articulación es la estructura que une los huesos entre sí, permitiéndole movilidad al cuerpo humano. Las porciones finales de los huesos están recubiertas por superficies lisas que son los cartílagos, que permiten que el rozamiento óseo sea más suave. Con el fin de alimentar, proteger y cubrir estos cartílagos, las articulaciones disponen de una membrana que las recubre saltando de un hueso a otro y que se denomina membrana sinovial. Dicha membrana produce el líquido sinovial, que lubrica y nutre la articulación. La artritis reumatoide se caracteriza por una inflamación de la membrana sinovial, que genera dolor continuo, hinchazón, decaimiento, cansancio, pérdida de peso, tumefacción de la articulación y sensación de rigidez (sobre todo por la mañana). La inflamación mantenida provoca, por un lado, daño en el hueso, por el lugar donde se fija a esta membrana. Esto lesiona los ligamentos y tendones circundantes y también puede provocar que el cartílago adelgace y desaparezca.   ¿Cuáles son las causas? La artritis no es una enfermedad hereditaria, ni se debe a una afección viral o bacteriana (no es contagiosa). Normalmente la causa que la produce es desconocida, aunque se sabe que la destrucción se debe a la formación de un complejo inmunológico dentro de la articulación, mediante un proceso inflamatorio o autoinmune que comienza en la membrana. El clima la humedad no tiene nada que ver con el desencadenamiento o mantenimiento de la artritis reumatoide, si bien es cierto que algunos cambios climáticos en particular, cuando el tiempo empeora, hacen que la articulación dañada sea más dolorosa.   ¿Cómo se realiza el diagnóstico?   Los estudios bioquímicos basales en el paciente con diagnóstico de artritis reumatoide deben incluir: biometría hemática completa, reactantes de fase aguda (velocidad de sedimentación globular y proteína C reactiva), transaminasas, fosfatasa alcalina, creatinina sérica, y examen general de orina con una periodicidad de 3 meses. La elevación de la velocidad de sedimentación globular y proteína C reactiva tienen una estrecha relación con la actividad inflamatoria de la enfermedad. Debe determinarse velocidad de sedimentación globular en todo paciente con sospecha de artritis reumatoide o enfermedad establecida como marcador de inflamación. La proteína C reactiva (PCR) es más específica que la velocidad de sedimentación globular, sin embargo, su determinación es más costosa y requiere de un equipo especial.   ¿Qué evidencia hay del tratamiento?   La artritis reumatoide no tiene cura. Pero los estudios clínicos indican que la remisión de los síntomas es más probable cuando el tratamiento comienza temprano con medicamentos conocidos como medicamentos antirreumáticos modificadores de la enfermedad.   Medicamentos antiinflamatorios no esteroides. Los medicamentos antiinflamatorios no esteroides pueden aliviar el dolor y reducir la inflamación. Esteroides. Los medicamentos corticosteroides, como la prednisona, reducen la inflamación y el dolor, y retrasan el daño articular. Los efectos secundarios pueden incluir el afinamiento de los huesos, aumento de peso y diabetes. Medicamentos antirreumáticos modificadores de la enfermedad convencionales. Estos medicamentos pueden retrasar el avance de la artritis reumatoide y evitar que las articulaciones y otros tejidos sufran daños permanentes. Entre los medicamentos antirreumáticos modificadores de la enfermedad habituales se incluyen el metotrexato (Trexall, Otrexup, otros), la leflunomida (Arava), la hidroxicloroquina (Plaquenil) y la sulfasalazina (Azulfidine). Agentes biológicos. También conocidos como modificadores de la respuesta biológica, esta nueva clase de medicamentos antirreumáticos modificadores de la enfermedad incluye abatacept (Orencia), adalimumab (Humira), anakinra (Kineret), certolizumab (Cimzia), etanercept (Enbrel), golimumab (Simponi), infliximab (Remicade), rituximab (Rituxan), sarilumab (Kevzara) y tocilizumab (Actemra). Medicamentos antirreumáticos modificadores de la enfermedad sintéticos y con diana específica. El baricitinib (Olumiant), el tofacitinib (Xeljanz) y el upadacitinib (Rinvoq) pueden utilizarse en caso de que los medicamentos antirreumáticos modificadores de la enfermedad convencionales y los agentes biológicos no hayan sido eficaces.    
    24 Posted by medchannel
  • ¿Qué es? La artritis cursa con inflamación de las articulaciones, que a su vez produce dolor y dificultad para el movimiento. Se da con mayor frecuencia en mujeres, pero afecta también a varones, y no es una enfermedad propia de la edad avanzada. Aunque puede aparecer en ancianos, se presenta con mayor frecuencia entre los 45 y los 55 años. La articulación es la estructura que une los huesos entre sí, permitiéndole movilidad al cuerpo humano. Las porciones finales de los huesos están recubiertas por superficies lisas que son los cartílagos, que permiten que el rozamiento óseo sea más suave. Con el fin de alimentar, proteger y cubrir estos cartílagos, las articulaciones disponen de una membrana que las recubre saltando de un hueso a otro y que se denomina membrana sinovial. Dicha membrana produce el líquido sinovial, que lubrica y nutre la articulación. La artritis reumatoide se caracteriza por una inflamación de la membrana sinovial, que genera dolor continuo, hinchazón, decaimiento, cansancio, pérdida de peso, tumefacción de la articulación y sensación de rigidez (sobre todo por la mañana). La inflamación mantenida provoca, por un lado, daño en el hueso, por el lugar donde se fija a esta membrana. Esto lesiona los ligamentos y tendones circundantes y también puede provocar que el cartílago adelgace y desaparezca.   ¿Cuáles son las causas? La artritis no es una enfermedad hereditaria, ni se debe a una afección viral o bacteriana (no es contagiosa). Normalmente la causa que la produce es desconocida, aunque se sabe que la destrucción se debe a la formación de un complejo inmunológico dentro de la articulación, mediante un proceso inflamatorio o autoinmune que comienza en la membrana. El clima la humedad no tiene nada que ver con el desencadenamiento o mantenimiento de la artritis reumatoide, si bien es cierto que algunos cambios climáticos en particular, cuando el tiempo empeora, hacen que la articulación dañada sea más dolorosa.   ¿Cómo se realiza el diagnóstico?   Los estudios bioquímicos basales en el paciente con diagnóstico de artritis reumatoide deben incluir: biometría hemática completa, reactantes de fase aguda (velocidad de sedimentación globular y proteína C reactiva), transaminasas, fosfatasa alcalina, creatinina sérica, y examen general de orina con una periodicidad de 3 meses. La elevación de la velocidad de sedimentación globular y proteína C reactiva tienen una estrecha relación con la actividad inflamatoria de la enfermedad. Debe determinarse velocidad de sedimentación globular en todo paciente con sospecha de artritis reumatoide o enfermedad establecida como marcador de inflamación. La proteína C reactiva (PCR) es más específica que la velocidad de sedimentación globular, sin embargo, su determinación es más costosa y requiere de un equipo especial.   ¿Qué evidencia hay del tratamiento?   La artritis reumatoide no tiene cura. Pero los estudios clínicos indican que la remisión de los síntomas es más probable cuando el tratamiento comienza temprano con medicamentos conocidos como medicamentos antirreumáticos modificadores de la enfermedad.   Medicamentos antiinflamatorios no esteroides. Los medicamentos antiinflamatorios no esteroides pueden aliviar el dolor y reducir la inflamación. Esteroides. Los medicamentos corticosteroides, como la prednisona, reducen la inflamación y el dolor, y retrasan el daño articular. Los efectos secundarios pueden incluir el afinamiento de los huesos, aumento de peso y diabetes. Medicamentos antirreumáticos modificadores de la enfermedad convencionales. Estos medicamentos pueden retrasar el avance de la artritis reumatoide y evitar que las articulaciones y otros tejidos sufran daños permanentes. Entre los medicamentos antirreumáticos modificadores de la enfermedad habituales se incluyen el metotrexato (Trexall, Otrexup, otros), la leflunomida (Arava), la hidroxicloroquina (Plaquenil) y la sulfasalazina (Azulfidine). Agentes biológicos. También conocidos como modificadores de la respuesta biológica, esta nueva clase de medicamentos antirreumáticos modificadores de la enfermedad incluye abatacept (Orencia), adalimumab (Humira), anakinra (Kineret), certolizumab (Cimzia), etanercept (Enbrel), golimumab (Simponi), infliximab (Remicade), rituximab (Rituxan), sarilumab (Kevzara) y tocilizumab (Actemra). Medicamentos antirreumáticos modificadores de la enfermedad sintéticos y con diana específica. El baricitinib (Olumiant), el tofacitinib (Xeljanz) y el upadacitinib (Rinvoq) pueden utilizarse en caso de que los medicamentos antirreumáticos modificadores de la enfermedad convencionales y los agentes biológicos no hayan sido eficaces.    
    Oct 19, 2021 24

What's New

  • Nancy Araceli Sánchez González
    Nancy Araceli Sánchez González has just signed up. Say hello!
  • Manuel Mendoza  Valle
    Manuel Mendoza Valle has just signed up. Say hello!
  • Renzo Matías Casanova Estrella
    Renzo Matías Casanova Estrella has just signed up. Say hello!
  • Gerardo Israel  Muro Campillo
    Gerardo Israel Muro Campillo has just signed up. Say hello!
  • Adiel Eleazar Dzul Chablé
    Adiel Eleazar Dzul Chablé has just signed up. Say hello!
  • Marisa Carvajal Hernández
    Marisa Carvajal Hernández has just signed up. Say hello!
  • JULIO ANTONIO ROSAS MORENO
    JULIO ANTONIO ROSAS MORENO has just signed up. Say hello!
  • Christian René Núñez Chávez
    Christian René Núñez Chávez has just signed up. Say hello!
  • Omar Cocula León
    Omar Cocula León has just signed up. Say hello!
  • SUEYEN ELIZABETH CHAN RIOS
    SUEYEN ELIZABETH CHAN RIOS has just signed up. Say hello!
  • VICTOR HUGO TEJERA VILLALAZ
    VICTOR HUGO TEJERA VILLALAZ has just signed up. Say hello!
  • FERNANDO VICTOR RASCON  CASTRO
    FERNANDO VICTOR RASCON CASTRO has just signed up. Say hello!
  • DARIO ANDRES  FRUSTAGLIA ARCA
    DARIO ANDRES FRUSTAGLIA ARCA has just signed up. Say hello!
  • Carlos Maximiliano  Roca Barzola
    Carlos Maximiliano Roca Barzola has just signed up. Say hello!
  • VIRGINIA JIMÉNEZ CUAUTLE
    VIRGINIA JIMÉNEZ CUAUTLE has just signed up. Say hello!