Casos Clínicos

New Blogs

  • 24 Jan 2022
    ¿Qué es? La diabetes es la condición patológica que con mayor frecuencia complica el embarazo, con influencia en el futuro de la madre y de su hijo. La mayor parte de estas complicaciones pueden ser reducidas al nivel de la población general mediante una atención sanitaria adecuada. En la práctica clínica, la coincidencia de diabetes mellitus y embarazo puede suceder en 2 circunstancias bien definidas: Diabetes pre-gestacional. Es aquella diabetes conocida previamente a la gestación actual y puede ser diabetes tipo 1, diabetes tipo 2 o intolerancia hidrocarbonada. ­Diabetes gestacional. Es aquella que se diagnostica por primera vez en la gestación actual, con independencia de su evolución posparto. La diabetes gestacional es un padecimiento de la mujer caracterizado por intolerancia a los carbohidratos, que resulta en hiperglucemia de severidad variable, que se inicia y reconoce durante el embarazo. Se asocia con el incremento de las complicaciones para la madre durante el embarazo y en la vida posterior del feto, neonato, joven y adulto. La mujer embarazada con esta alteración tiene mayor riesgo de padecer trastornos hipertensivos del embarazo, nacimientos por vía cesárea y morbilidades asociadas con la diabetes.   ¿Cuáles son las causas?   La resistencia a la insulina durante el embarazo permite un aumento de los valores de glucosa y ácidos grasos libres maternos para cubrir las demandas fetales, que a su vez se acompaña de un notable incremento en la función de la célula pancreática de la madre. Las consecuencias perinatales se relacionan con el momento de inicio de la diabetes, con las concentraciones maternas de glucosa y con la duración, en donde puede haber desde macrosomía fetal, hipoglucemia neonatal, hiperbilirubinemia, incremento de nacimiento por cesárea o parto instrumentado, distocia de hombro, trauma fetal durante el nacimiento y muerte fetal-neonatal. Esta relación entre la hiperglucemia materna, la macrosomía fetal y sus consecuencias metabólicas fue demostrada en el estudio multicéntrico HAPO (Hyperglycemia and Pregnancy Outcome).   ¿Cómo se realiza el diagnóstico? Los criterios para el diagnóstico de diabetes gestacional se establecieron por primera vez, hace más de 40 años, cuando se identificaron pacientes con riesgo elevado de diabetes después del embarazo, más que identificar mujeres embarazadas con riesgo elevado de resultados perinatales adversos. Actualmente, el punto álgido es determinar una prueba diagnóstica que sea costo efectivo y que permita beneficiar a las mujeres embarazadas de un diagnóstico oportuno y tratamiento adecuado. El cribado de diabetes gestacional se basa en la historia clínica, antecedentes familiares y factores de riesgo asociados. Igual en la búsqueda de factores de riesgo (personales patológicos y familiares) para identificar diabetes gestacional sólo se consigue diagnosticar a la mitad de las pacientes que la padecen.   ¿Qué evidencia hay del tratamiento?  La meta de la terapia nutricional es: alcanzar valores normales de glucemia, prevenir la cetosis, que la ganancia de peso sea la adecuada y mantener el bienestar fetal. Por tal razón, se recomienda una ingesta de carbohidratos limitada a 33-40%, con 20% de proteínas y 40% de grasas. Además, el ejercicio físico ha demostrado, en pacientes diabéticos, mejorar la sensibilidad a la insulina en los tejidos, lo que se traduce en mejores índices de glucemia. La segunda estrategia es la adecuada monitorización glucémica en ayuno y 1-2 hora después de cada comida. El objetivo es alcanzar concentraciones de glucosa en ayuno inferiores a 95 mg/dL y post-prandiales de 140 mg/dL a la hora y 120 mg/dL a las 2 horas; esto reduce el riesgo de macrosomía fetal y de complicaciones asociadas. La insulina y los hipoglucemiantes orales son la primera línea de tratamiento de pacientes con diabetes gestacional. Ya que la insulina es el patrón de referencia del tratamiento en casos resistentes a las medidas no farmacológicas, con ella se alcanzan las metas de valores adecuados de glucemia.
    20 Posted by medchannel
  • ¿Qué es? La diabetes es la condición patológica que con mayor frecuencia complica el embarazo, con influencia en el futuro de la madre y de su hijo. La mayor parte de estas complicaciones pueden ser reducidas al nivel de la población general mediante una atención sanitaria adecuada. En la práctica clínica, la coincidencia de diabetes mellitus y embarazo puede suceder en 2 circunstancias bien definidas: Diabetes pre-gestacional. Es aquella diabetes conocida previamente a la gestación actual y puede ser diabetes tipo 1, diabetes tipo 2 o intolerancia hidrocarbonada. ­Diabetes gestacional. Es aquella que se diagnostica por primera vez en la gestación actual, con independencia de su evolución posparto. La diabetes gestacional es un padecimiento de la mujer caracterizado por intolerancia a los carbohidratos, que resulta en hiperglucemia de severidad variable, que se inicia y reconoce durante el embarazo. Se asocia con el incremento de las complicaciones para la madre durante el embarazo y en la vida posterior del feto, neonato, joven y adulto. La mujer embarazada con esta alteración tiene mayor riesgo de padecer trastornos hipertensivos del embarazo, nacimientos por vía cesárea y morbilidades asociadas con la diabetes.   ¿Cuáles son las causas?   La resistencia a la insulina durante el embarazo permite un aumento de los valores de glucosa y ácidos grasos libres maternos para cubrir las demandas fetales, que a su vez se acompaña de un notable incremento en la función de la célula pancreática de la madre. Las consecuencias perinatales se relacionan con el momento de inicio de la diabetes, con las concentraciones maternas de glucosa y con la duración, en donde puede haber desde macrosomía fetal, hipoglucemia neonatal, hiperbilirubinemia, incremento de nacimiento por cesárea o parto instrumentado, distocia de hombro, trauma fetal durante el nacimiento y muerte fetal-neonatal. Esta relación entre la hiperglucemia materna, la macrosomía fetal y sus consecuencias metabólicas fue demostrada en el estudio multicéntrico HAPO (Hyperglycemia and Pregnancy Outcome).   ¿Cómo se realiza el diagnóstico? Los criterios para el diagnóstico de diabetes gestacional se establecieron por primera vez, hace más de 40 años, cuando se identificaron pacientes con riesgo elevado de diabetes después del embarazo, más que identificar mujeres embarazadas con riesgo elevado de resultados perinatales adversos. Actualmente, el punto álgido es determinar una prueba diagnóstica que sea costo efectivo y que permita beneficiar a las mujeres embarazadas de un diagnóstico oportuno y tratamiento adecuado. El cribado de diabetes gestacional se basa en la historia clínica, antecedentes familiares y factores de riesgo asociados. Igual en la búsqueda de factores de riesgo (personales patológicos y familiares) para identificar diabetes gestacional sólo se consigue diagnosticar a la mitad de las pacientes que la padecen.   ¿Qué evidencia hay del tratamiento?  La meta de la terapia nutricional es: alcanzar valores normales de glucemia, prevenir la cetosis, que la ganancia de peso sea la adecuada y mantener el bienestar fetal. Por tal razón, se recomienda una ingesta de carbohidratos limitada a 33-40%, con 20% de proteínas y 40% de grasas. Además, el ejercicio físico ha demostrado, en pacientes diabéticos, mejorar la sensibilidad a la insulina en los tejidos, lo que se traduce en mejores índices de glucemia. La segunda estrategia es la adecuada monitorización glucémica en ayuno y 1-2 hora después de cada comida. El objetivo es alcanzar concentraciones de glucosa en ayuno inferiores a 95 mg/dL y post-prandiales de 140 mg/dL a la hora y 120 mg/dL a las 2 horas; esto reduce el riesgo de macrosomía fetal y de complicaciones asociadas. La insulina y los hipoglucemiantes orales son la primera línea de tratamiento de pacientes con diabetes gestacional. Ya que la insulina es el patrón de referencia del tratamiento en casos resistentes a las medidas no farmacológicas, con ella se alcanzan las metas de valores adecuados de glucemia.
    Jan 24, 2022 20
  • 19 Jan 2022
    La Obesidad es un estado inflamatorio crónico de bajo grado, que incrementa el riesgo de presentar eventos adversos cardíacos por dos mecanismos: Fisiopatología del Sistema Cardiovascular en el paciente con Obesidad       ¿Qué influencia tiene la Obesidad en el sistema cardiovascular?       Conviértase en un experto en obesidad en: https://novonordisk-estamosconectados.com/infografia-riesgo-cardiovascular/  
    393 Posted by medchannel
  • La Obesidad es un estado inflamatorio crónico de bajo grado, que incrementa el riesgo de presentar eventos adversos cardíacos por dos mecanismos: Fisiopatología del Sistema Cardiovascular en el paciente con Obesidad       ¿Qué influencia tiene la Obesidad en el sistema cardiovascular?       Conviértase en un experto en obesidad en: https://novonordisk-estamosconectados.com/infografia-riesgo-cardiovascular/  
    Jan 19, 2022 393
  • 18 Jan 2022
    ¿Qué es? La litiasis urinaria consiste en la presencia de componentes de la orina en fase sólida en el aparato urinario. Esos componentes en fase sólida reciben el nombre de cálculos renales. Cuando los cálculos aparecen en el riñón se habla de nefrolitiasis, mientras que, si tales cálculos se localizan en cualquier punto del aparato urinario, desde las papilas renales hasta el meato uretral, reciben la denominación de uro litiasis.   ¿Cuáles son las causas? Los cálculos renales son de origen multifactorial y se asocian con anomalías genéticas e infecciones que favorecen las etapas litogénicas:  nucleación, agregación, crecimiento y fijación del cálculo. Conviene recordar que los cálculos urinarios son concreciones sólidas compuestas por cristales inorgánicos y por matriz orgánica en proporción variable. Actualmente se admite que la nucleación es el proceso inicial para la formación de los cristales que luego formarán el cálculo urinario definitivo.  Este proceso puede ser inducido por una variedad de sustancias o situaciones: Aumento de los solutos. Modificación del pH urinario. Disminución de los inhibidores de la cristalización. Una vez que se ha formado el cristal, éste queda retenido en el aparato urinario y se produce su crecimiento mediante la agregación de nuevos cristales.   Como ya se ha mencionado con antelación, en función de su composición química los cálculos urinarios se dividen en 4 grandes grupos: Cálcicos, que a su vez pueden ser de oxalato cálcico monohidrato o dihidrato, fosfato cálcico y una combinación de fosfato y oxalato cálcico. Fosfato amónico magnésico. Ácido úrico-uratos. Cistina. Todos los cálculos comparten muchas características patogénicas, diagnósticas y terapéuticas, aunque cada grupo tiene peculiaridades de suma importancia.   ¿Cómo se realiza el diagnóstico? El diagnóstico se realiza ante la sucesión de uno o varios cólicos nefríticos. No obstante, no se puede confirmar el diagnóstico de uro litiasis si no se tiene la evidencia de la formación o expulsión de un cálculo. La ecografía renal es más sensible (84%) que la radiografía simple de abdomen (54%) para detectar cálculos, aunque esta última es superior para el diagnóstico de los localizados a nivel uretral. El aspecto radiológico de los cálculos suele ser de ayuda para establecer el diagnóstico etiológico. Un aspecto francamente radiopaco indica una composición preponderantemente cálcica. Los cálculos débilmente opacos son habitualmente de cistina o de ácido úrico con cantidades variables de calcio.   ¿Qué evidencia hay del tratamiento? No existe aún consenso acerca del tratamiento que debe realizarse en una litiasis renal asintomática no complicada. La necesidad de tratamiento depende de muchos factores como la ubicación, tamaño de la litiasis, crecimiento de la litiasis, expectativas o preferencias del paciente y presencia de dolor o complicaciones. Si el paciente no tiene una de las condiciones anteriores, la litiasis mide 10mm y están ubicadas en cálices inferiores, se puede hacer seguimiento anual y evaluar su crecimiento.  En caso de tratarse de litiasis de ácido úrico se puede realizar quimio lisis en aquellos casos que presenten orina ácida usando citrato por vo o bicarbonato de sodio ajustando el pH urinario entre 7 y 7,2. Este tratamiento debe controlarse con imágenes y se puede complementar con el uso de alfa bloqueadores para facilitar la expulsión a nivel del uréter distal. Cuando la opción terapéutica no es el tratamiento expulsivo, existen diferentes opciones mínimamente invasivas para el tratamiento de las litiasis renales.  
    59 Posted by medchannel
  • ¿Qué es? La litiasis urinaria consiste en la presencia de componentes de la orina en fase sólida en el aparato urinario. Esos componentes en fase sólida reciben el nombre de cálculos renales. Cuando los cálculos aparecen en el riñón se habla de nefrolitiasis, mientras que, si tales cálculos se localizan en cualquier punto del aparato urinario, desde las papilas renales hasta el meato uretral, reciben la denominación de uro litiasis.   ¿Cuáles son las causas? Los cálculos renales son de origen multifactorial y se asocian con anomalías genéticas e infecciones que favorecen las etapas litogénicas:  nucleación, agregación, crecimiento y fijación del cálculo. Conviene recordar que los cálculos urinarios son concreciones sólidas compuestas por cristales inorgánicos y por matriz orgánica en proporción variable. Actualmente se admite que la nucleación es el proceso inicial para la formación de los cristales que luego formarán el cálculo urinario definitivo.  Este proceso puede ser inducido por una variedad de sustancias o situaciones: Aumento de los solutos. Modificación del pH urinario. Disminución de los inhibidores de la cristalización. Una vez que se ha formado el cristal, éste queda retenido en el aparato urinario y se produce su crecimiento mediante la agregación de nuevos cristales.   Como ya se ha mencionado con antelación, en función de su composición química los cálculos urinarios se dividen en 4 grandes grupos: Cálcicos, que a su vez pueden ser de oxalato cálcico monohidrato o dihidrato, fosfato cálcico y una combinación de fosfato y oxalato cálcico. Fosfato amónico magnésico. Ácido úrico-uratos. Cistina. Todos los cálculos comparten muchas características patogénicas, diagnósticas y terapéuticas, aunque cada grupo tiene peculiaridades de suma importancia.   ¿Cómo se realiza el diagnóstico? El diagnóstico se realiza ante la sucesión de uno o varios cólicos nefríticos. No obstante, no se puede confirmar el diagnóstico de uro litiasis si no se tiene la evidencia de la formación o expulsión de un cálculo. La ecografía renal es más sensible (84%) que la radiografía simple de abdomen (54%) para detectar cálculos, aunque esta última es superior para el diagnóstico de los localizados a nivel uretral. El aspecto radiológico de los cálculos suele ser de ayuda para establecer el diagnóstico etiológico. Un aspecto francamente radiopaco indica una composición preponderantemente cálcica. Los cálculos débilmente opacos son habitualmente de cistina o de ácido úrico con cantidades variables de calcio.   ¿Qué evidencia hay del tratamiento? No existe aún consenso acerca del tratamiento que debe realizarse en una litiasis renal asintomática no complicada. La necesidad de tratamiento depende de muchos factores como la ubicación, tamaño de la litiasis, crecimiento de la litiasis, expectativas o preferencias del paciente y presencia de dolor o complicaciones. Si el paciente no tiene una de las condiciones anteriores, la litiasis mide 10mm y están ubicadas en cálices inferiores, se puede hacer seguimiento anual y evaluar su crecimiento.  En caso de tratarse de litiasis de ácido úrico se puede realizar quimio lisis en aquellos casos que presenten orina ácida usando citrato por vo o bicarbonato de sodio ajustando el pH urinario entre 7 y 7,2. Este tratamiento debe controlarse con imágenes y se puede complementar con el uso de alfa bloqueadores para facilitar la expulsión a nivel del uréter distal. Cuando la opción terapéutica no es el tratamiento expulsivo, existen diferentes opciones mínimamente invasivas para el tratamiento de las litiasis renales.  
    Jan 18, 2022 59

What's New

  • Usuario655 Usuario655 Usuario655
    Usuario655 Usuario655 Usuario655 has just signed up. Say hello!
  • Consuelo Alejandra Trujillo  Hernandez
    Consuelo Alejandra Trujillo Hernandez has just signed up. Say hello!
  • ALFREDO CORONA ROSAS
    ALFREDO CORONA ROSAS has just signed up. Say hello!
  • REBECA ROJAS RIVERA
    REBECA ROJAS RIVERA has just signed up. Say hello!
  • Héctor Alfonso  Bósquez  Bonilla
    Héctor Alfonso Bósquez Bonilla has just signed up. Say hello!
  • Alisson Fernanda Arzate Perea
    Alisson Fernanda Arzate Perea has just signed up. Say hello!
  • Lucianny Jimenez Vicuña
    Lucianny Jimenez Vicuña has just signed up. Say hello!
  • Carmen Edith Vega Rosas
    Carmen Edith Vega Rosas has just signed up. Say hello!
  • Nohemi Sanchez  Martinez
    Nohemi Sanchez Martinez has just signed up. Say hello!
  • Erika del Carmen Hernandez  Rodriguez
    Erika del Carmen Hernandez Rodriguez has just signed up. Say hello!
  • marsly paloma sosa sandoval
    marsly paloma sosa sandoval has just signed up. Say hello!
  • DULCE MARÍA  MARIN CERQUEDA
    DULCE MARÍA MARIN CERQUEDA has just signed up. Say hello!
  • FRANCYS KIMBERLY TITO  CHERO
    FRANCYS KIMBERLY TITO CHERO has just signed up. Say hello!
  • KATYA SANDOVAL CERÓN
    KATYA SANDOVAL CERÓN has just signed up. Say hello!
  • José Tomas Garciaguirre Portillo
    José Tomas Garciaguirre Portillo has just signed up. Say hello!