Members: 2 member(s)

Shares ?

0

Clicks ?

0

Viral Lift ?

0%

Medicina General 723 views Jun 30, 2020
Suturas y agujas

Las suturas son tan antiguas como lo es la práctica de la enfermería, su evolución histórica ha atravesado por varios hallazgos. En Egipto en el año 1500 AC los materiales utilizados eran grasa, miel y carne fresca para suturar, posteriormente en los años 900 AV en Arabia se tiene registro de los primeros usos de la utilización de cuerdas de intestino de vaca para el cierre de heridas abdominales.

 

La evolución de las técnicas tuvieron importantes cambios en la India en los años 600 Sc cuando se introdujeron materiales como el algodón, cuero, crin de caballo y tendones. Posteriormente en la edad media fueron utilizados hilos elaborados de intestinos de animales y la seda. Materiales como las poliamidas, poliéster, ácido poliglicolico y prolene surgieron hasta la primera guerra mundial.

 

Cualquiera que sea su material, su finalidad ha sido la misma, favorecer la cicatrización de una herida.

 

La evolución de las suturas ha llegado a tal punto de refinamiento que existen suturas específicamente diseñadas para cada tipo de región anatómica. Usando en cada momento el material apropiado, facilitara la técnica de sutura, disminuirá la tasa de infección y proporcionara mejores resultados y menos molestias al paciente.

 

Hay múltiples formas de clasificar los hilos de sutura. Nosotros vamos a empezar esta clasificación atendiendo al tiempo de permanencia en el organismo, haciendo una clasificación general, y llamándolas Reabsorbibles y No Reabsorbibles.

 

Hay varios materiales y tipos utilizados en la actualidad. 

 

Por otro lado las agujas actúan como guía del hilo a través del tejido. Son de acero inoxidable. Constan de tres partes: Punta, mandrin y cuerpo.

 

La elección de la aguja debe realizarse de acuerdo al tejido que se va a suturar, piel, tejido celular subcutáneo, aponeurosis, músculos, vasos o nervios.

 

Para la utilización los bordes de la herida que se van a suturar, deben visualizarse perfectamente y estar limpios y secos. Se toman los bordes del tejido, primero uno y después el otro, presentándolos a la aguja para el cosido. Una vez atravesados los tejidos con la aguja, ésta debe extraerse siguiendo la dirección de la punta. El nudo no se hará directamente sobre la herida, evitando que se interponga entre los bordes.

 

Hay cosas que en ocasiones damos por hecho o nuestra práctica nos lleva a requerir el recordar este tipo de ejercicios con suturas y agujas.

 

Por favor comparta con sus colegas consejos útiles o experiencias de su práctica clínica.