Members: 0 member(s)

Shares ?

0

Clicks ?

0

Viral Lift ?

0%

Medicina General 90 views Nov 23, 2021
Herpes zoster, lo que debe saber

¿Qué es?

La presentación del HZ es el resultado de la reactivación de la infección por el VVZ latente en los ganglios sensoriales, cuando la inmunidad mediada por células se ve alterada, es un proceso relativamente frecuente que afecta a un amplio porcentaje de la población. Se manifiesta con lesiones cutáneas agudas de localización habitualmente en un dermatoma y que suelen producir dolor. Después de la resolución del episodio agudo, especialmente en personas mayores de 50 años, es frecuente la persistencia de síntomas neurológicos acompañados, a menudo, de dolor invalidante denominado neuralgia postherpética (NPH). El diagnóstico precoz y la instauración de un tratamiento en fase temprana puede prevenir la aparición de complicaciones.

En el curso de la varicela, el virus pasa desde la piel y las mucosas a los ganglios sensitivos, asciende centrípetamente por vía nerviosa (fibras nerviosas sensitivas) y también se disemina por vía hematógena.

 

¿Cuáles son las causas?

Los factores de riesgo para la presentación de HZ en el adulto mayor se modifican con respecto a otros grupos poblacionales. Los cambios en el sistema inmunitario asociados a la edad (inmunosenescencia) son los principales factores de riesgo relacionados con la presentación del HZ, además de otros estados de inmunosupresión. Los cambios inmunitarios con el envejecimiento que afectan tanto a la inmunidad innata (disminución de la expresión del complejo mayor de histocompatibilidad tipo II) como a la inmunidad adaptativa (menor activación de los linfocitos TCD4+ en contra del VVZ y menor funcionamiento de los linfocitos TCD8+) provocan una menor respuesta inmunitaria celular contra el VVZ.

 

¿Cómo se realiza el diagnóstico?

Habitualmente el diagnóstico de herpes zoster es clínico. De todos modos, se aconseja el diagnóstico mediante técnicas de laboratorio cuando el cuadro es atípico o plantea dudas diagnósticas con el herpes simple zosteriforme o la erisipela hemorrágica o ampollosa, el diagnóstico deberá confirmarse mediante reacción en cadena de la polimerasa en tiempo real (RT-PCR) para el VVZ, en una muestra de saliva, de contenido líquido de las vesículas (obtenido con hisopo), de frotis de Tzank, de costras secas o biopsia de piel; también podrá utilizarse la tinción con anticuerpos directa del VVZ en células infectadas, en un raspado de la base de una lesión, aunque es menos sensible que la RT-PCR.

 

¿Qué evidencia hay del tratamiento?

Con el tratamiento del herpes zoster se pretende: limitar la gravedad, la extensión y la duración del proceso, prevenir la diseminación de la enfermedad, reducir el dolor agudo y, por último, prevenir la NPH.

el tratamiento antiviral es beneficioso en la mayoría de los pacientes con herpes zoster, siendo éste imprescindible en los pacientes mayores de 50 años, inmunodeprimidos y en los casos de afectación oftálmica. Otras circunstancias deberán ser consideradas individualmente. El tratamiento es más efectivo cuando se inicia en las primeras 72 h después del comienzo de la erupción. No obstante, se han comunicado casos en los que se ha iniciado incluso hasta una semana después de haber aparecido las lesiones y ha resultado efectivo.