Inicio
Eventos
Cursos
Blogs
Webinars
Menú
04 de julio de 2023 Publicado por MedChannel 590

Hepatitis C: Una amenaza silenciosa para la Salud Pública

Existen alrededor de 58 millones de personas que padecen infección crónica, 3.2 millones son adolescentes y niños, donde cada año hay alrededor de 1.5 millones de nuevas infecciones.


El uso de antivíricos puede curar más del 95% de los casos, pero aun no existe vacuna eficaz contra esta enfermedad. La infección es generalmente asintomática, pero entre el 60 y el 80% de los infectados evolucionarán a hepatitis crónica, el 20% a cirrosis hepática y entre el 1 y 4% de pacientes con cirrosis van a desarrollar un carcinoma hepatocelular (CHC).


Factores de riesgo y transmisión

  • Compartir equipo para inyectar como agujas, se sabe que el virus puede permanecer activo en las jeringas contaminadas más de 60 días.
  • Parto: El 6% aproximadamente de los recién nacidos contraerá hepatitis c por madres infectadas.
  • Exposiciones durante atención medica: Es poco frecuente, pero existen excepciones que no siguen los pasos adecuados para evitar la propagación de infecciones transmitidas por sangre.
  • Relaciones sexuales sin protección con una persona infectada, aunque es poco frecuente, viéndose más común entre hombres.
  • Compartir elementos personales como monitores de glucosa, máquinas de afeitar, corta uñas, cepillo de dientes, en si objetos que han tenido contacto con sangre infectada, incluso en pequeñas cantidades y hemodiálisis.
  • Transfusiones de sangre o trasplante de órganos antes de 1992.


Síntomas
Los síntomas dependerán de la fase en la que se encuentre, por ejemplo, en hepatitis aguda puede variar la aparición de síntomas entre 2 a 12 semanas, en promedio 7; solo el 20% desarrolla un cuadro clínico el cual presenta: Ictericia, dolor en hipocondrio derecho, mialgia, vomito, fiebre, la ictericia se asume que es el resultado de una respuesta inmune más efectiva y se ha visto que los niños eliminan la infección aguda en un 75% a 100% de los casos.

En hepatitis crónica, la queja más frecuente es fatiga y entre otras como: Nausea, anorexia, artralgias, debilidad y pérdida de peso, muchos casos de hepatitis crónica ocurren en personas sin antecedentes de hepatitis c aguda.
Por otro lado, algunas manifestaciones extras hepáticas son: Sialoadenitis, urticaria, prurito, liquen rojo plano, entre otros.


Historia natural de la enfermedad
Existen varios factores que se asocian a la progresión de la enfermedad, unos relacionados al virus, hospedero y otros con factores externos, entre ellos la edad avanzada, sexo masculino, coinfección con VIH y alcohol.

Uno de los hechos más notables de la infección por este virus es su capacidad por persistir, aun en presencia de una respuesta inmune adecuada del huésped, esto por la tasa alta de mutaciones, facilitando los mecanismos de escape, producción y aclaramiento de viriones, así como la variabilidad genética, es decir alto grado de heterogeneidad en secuencias genómicas, dificultado esto el diseño de vacunas. El virus circula en varias formas, teniendo la capacidad de unirse a las lipoproteínas LDL y VLDL, facilitando así su entrada a la célula, también puede infectar otras células como linfocitos B y células dendríticas.


Diagnóstico
Las pruebas se pueden hacer en varias circunstancias como para hacer diagnostico en un paciente con signos y síntomas con alteraciones de función hepática, para evaluar a los pacientes con tratamiento y tamizar e identificar personas infectadas. Una de las pruebas es la virológica, la cual detecta el RNA, puede ser cualitativa o cuantitativa, se realiza por medio de PCR en tiempo real y detecta desde 50UI/ML, su principal uso es en el monitoreo del tratamiento antiviral.

La infección aguda es generalmente asintomática, donde la ALT (alanino aminotransferasa) es la enzima que aumenta por necrosis de los hepatocitos, por lo que esta puede aumentar entre 2 a 8 semanas post exposición; el virus se puede detectar en suero entre 1 a 2 semanas después y los anticuerpos hasta dentro de 8 a 12 semanas (periodo de ventana) por lo tanto la detección de anticuerpos se convierte en una prueba inútil para el diagnóstico temprano. Si existe detección del RNA después de 6 meses post infección se asocia a la progresión a fase crónica. La genotipificación debe de hacerse antes del tratamiento, ya que determina la indicación, duración y dosis. Durante las fases tempranas de la infección no se producen anticuerpos, por lo que las pruebas serológicas pueden ser negativas, por lo que es de mayor utilidad la detección del genoma viral que es posible detectar a partir de la 1ra a 2da semana después de la infección.


Interpretación de las pruebas

Serológica Virológica Interpretación
+ + Infección agua ocrónica.
+ - Infección resuelta, con nivel indetectable de RNA, falso positivo de la prueba serológica.
- + Infección aguada temprana, crónica en pacientes inmunocomprometidos o falso positivo de la prueba virolóica.
- - Sin infección


Reportes actuales
La UNIR (Universidad Internacional de la Rioja), menciona que la administración diaria de antivirales de acción directa de 2da generación puede curar dicha enfermedad en 3 meses, se destaca que este tratamiento con esos fármacos es efectivo particularmente en casos de coinfección con VIH.

Se prevé que, si se mantienen las tendencias actuales, la incidencia del VHC deberá descender hasta el 2030, pero se menciona en el modelo EASL un aumento de la incidencia en un 18% en américa del norte como consecuencia de crisis por opiáceos.

Blogs recomendados
13 de febrero de 2023

Receta Cannabis medicinal de manera legal

Una nueva alternativa para diversos tratamientos de manera legal y segura

24 de julio de 2023

El impacto de la enfermedad del hígado graso asociada a la disfunción metabólica en la salud

La obesidad se encuentra asociada al daño en múltiples órganos y sistemas, entre ellos el hígado.