Members: 0 member(s)

Shares ?

0

Clicks ?

0

Viral Lift ?

0%

Medicina General 810 views Aug 06, 2018
Abuso de los IBPs

“Doctor, todos los alimentos me caen mal, deme algo para este malestar”… ¿Usted ha escuchado esto en consulta? ¿Se ha preguntado qué pasa con sus pacientes después de que les prescribe un tratamiento con un Inhibidor de la Bomba de Protones? ¿Será que al momento en que se vuelvan a sentir mal, no acudirán a usted e irán directamente a la farmacia por el mismo remedio? Esto es algo que está sucediendo con mucha frecuencia.

 

Pensar que este tipo de medicamentos protegen el estómago y es su naturaleza hacerlo sin un control es un error que está presente en la población, a inicios de año fue publicado un estudio realizado en España que demostró asociación entre el uso de inhibidores de la bomba de protones con mayor mortalidad en pacientes en hemodiálisis.

 

Diferentes estudios de diversa calidad se han publicado sobre los potenciales efectos adversos de los IBP. Estos se presentan en aproximadamente un 1-3% de los consumidores de IBP, pero en su mayoría se trata de efectos adversos leves. Los efectos adversos más frecuentes incluyen cefalea, náusea, dolor abdominal, estreñimiento, flatulencias, diarrea, rash cutáneo y mareos.

 

Comentar este tipo de efectos adversos a los pacientes los pondrá en un escenario no apto para el abuso de los IBPs. Otros efectos adversos menos frecuentes, pero que se han asociado al consumo prolongado de IBP, están relacionados con la pérdida de la función de barrera defensiva del ácido del estómago, lo que favorece los cambios en la flora intestinal (disbiosis), el sobrecrecimiento bacteriano, y existen datos que indican que también se podría favorecer la infección por Clostridium difficile. También se ha reportado un incremento en la incidencia de infección por cándidas, y se ha sugerido una mayor prevalencia de neumonías, aunque este último aspecto debe confirmarse con estudios de mejor calidad.

 

Recuerde a sus pacientes que la única preescripción válida es la de su médico y cualquier acción de automedicación lleva un riesgo, estudios recientes también demostraron que el uso a largo plazo de un inhibidor de la bomba de protones después de la erradicación de Helicobacter pylori incrementa a más del doble el riesgo de padecer cáncer gástrico. La información que le demos a nuestros pacientes en consulta es la mejor manera de educarlos.

 

FUENTES:

 

http://elfarmaceutico.es/index.php/la-revista/secciones-de-la-revista-el-farmaceutico/item/8767-consecuencias-del-abuso-de-los-inhibidores-de-la-bomba-de-protones#.W193rK3mGV4

 

https://espanol.medscape.com/verarticulo/5902055