Members: 0 member(s)

Shares ?

0

Clicks ?

0

Viral Lift ?

0%

Otra 256 views May 15, 2020
Cigarrillos electrónicos: preguntas frecuentes y respuestas

¿Qué es un cigarrillos-e? Los cigarrillos electrónicos (cigarrillos-e) son dispositivos operados mediante baterías que calientan una solución líquida para generar un aerosol que inhalan los usuarios. En la mayoría de los cigarrillos-e la solución contiene nicotina, el agente adictivo primario en los cigarrillos tradicionales.

Publicado por Revista Atención Médica

Encuentre este y otros temas de PMC en la Revista Atención Médica disponible en: Medikatalogo.com (formato T3)

 

¿Cuáles son los supuestos beneficios para la salud de los cigarrillos-e para los fumadores que intentan dejar de fumar?

 

Evidencia clínica: Se desconoce el impacto del uso continuo de los cigarrillos-e sobre los resultados de salud a largo plazo (p. ej., enfermedad cardiovascular, cáncer). Sin embargo, existe evidencia de que el uso de los cigarrillos-e está relacionado con menor toxicidad y menor número de riesgos de salud a corto plazo vs. los cigarrillos tradicionales.  

 

El cambio completo de cigarrillos a cigarrillos-e está relacionado con una reducción de la exposición a químicos tóxicos que no son nicotina y carcinógenos. En un estudio, los fumadores que cambiaron por completo a cigarrillos-e tuvieron una reducción de 64% en un biomarcador específico del tabaco después de dos semanas. El cambio de cigarrillos a cigarrillos-e se ha relacionado también con mejoría en los criterios de valoración respiratorios a corto plazo, aunque la mayoría de los estudios tuvo una muestra pequeña.

 

En un estudio, se asignó al azar a fumadores sanos, para cambiar a cigarrillos-e con diversas concentraciones de nicotina o a no cambiar a cigarrillos-e. A la semana 52 de seguimiento, los síntomas autorreferidos sobre tos/flemas disminuyeron y la medición del investigador del flujo espiratorio forzado aumentó en los fumadores de cigarrillos que cambiaron a cigarrillos-e.

 

En una revisión retrospectiva de expedientes de 48 pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), que incluyeron a 24 usuarios de cigarrillos-e diarios y 24 fumadores de cigarrillos tradicionales, los usuarios de cigarrillos-e mostraron una disminución de las exacerbaciones de EPOC, mejoría del estado de salud de EPOC referido por el paciente y una reversión en la declinación del volumen espiratorio, a lo largo del seguimiento de 24 meses.

 

¿Cuáles son los posibles daños de los cigarrillos-e?

 

La nicotina es el principal componente adictivo en los productos de tabaco; de ahí que, exista también un riesgo de adicción con los cigarrillos-e. A menudo, las concentraciones de nicotina que se presentan en las etiquetas de los cigarrillos-e son incorrectas. Se ha mostrado también que los líquidos y el vapor de los cigarrillos-e contienen tóxicos, que incluyen metales pesados (p. ej., cromo, plomo, arsénico), compuestos orgánicos volátiles y nitrosaminas específicas del tabaco, aunque en menores concentraciones que en los cigarrillos.

 

La exposición a la nicotina y a tóxicos en los cigarrillos-e es muy variable, dependiendo del dispositivo y la conducta del usuario, por lo que es difícil determinar el riesgo. Aunque los humectantes, los cuales constituyen la mayor parte del volumen del líquido-e y muchos de los saborizantes en el cigarrillo-e están reconocidos por la U.S. Food and Drug Administration (FDA) como seguros para ingestión, se han realizado pocas pruebas sobre la seguridad de la inhalación en humanos.

 

La solución líquida en los cigarrillos-e contiene altas concentraciones de nicotina que en ocasiones provocan envenenamiento por nicotina mediante ingestión, contacto dérmico o inhalación. La ingestión del líquido del cigarrillo-e es más peligrosa que la ingestión de un cigarrillo. Los niños expuestos al líquido del cigarrillo-e tienen cinco veces más riesgo de hospitalizarse que los niños expuestos a los cigarrillos. Los niños pequeños son especialmente vulnerables a tener problemas médicos por la exposición a los cigarrillos-e. Los síntomas de envenenamiento por nicotina incluyen mareo, taquicardia, vómito y convulsiones.

 

Las baterías defectuosas de los cigarrillos-e, en ocasiones llegan a explotar y causar quemaduras.  Aproximadamente 4% de las mujeres embarazadas en Estados Unidos usa cigarrillos-e (vs. 7% para cigarrillos). En contraste, con el uso del cigarrillo, existe poca evidencia en cuanto a la reducción del uso de cigarrillos-e en mujeres embarazadas vs. Las mujeres en edad reproductiva. Los cigarrillos-e se perciben como menos dañinos que los cigarrillos durante el embarazo y como productos útiles para que las mujeres embarazadas dejen de fumar. El uso de cigarrillos durante el embarazo está relacionado con bajo peso al nacer, nacimiento prematuro y síndrome de muerte repentina del lactante.

 

Se desconocen los riesgos del uso de los cigarrillos-e, que incluyen los riesgos relativos vs. el uso del cigarrillo y los riesgos del uso doble (cigarrillos y cigarrillos-e usados de manera concurrente), para las mujeres embarazadas y el desarrollo fetal.  Sin embargo, aunque los productos derivados de la combustión del tabaco se consideran más nocivos que la nicotina para los adultos y mujeres que no están embarazadas, la nicotina misma es un tóxico del desarrollo cuando se utiliza durante el embarazo y la FDA la cataloga como teratógena para los fetos humanos.

 

En los modelos animales, la exposición prenatal a la nicotina activa los receptores de nicotina lo que provoca cambios en la estructura y función cerebral de la descendencia. El tabaquismo se inicia a menudo durante la adolescencia, un periodo clave para el desarrollo cerebral. En la actualidad se desconocen los efectos de los cigarrillos-e en el cerebro humano. En modelos animales, la nicotina disminuye los circuitos de control de impulsos, altera los circuitos relacionados con el estado de ánimo y la adicción, así mismo afecta las regiones cerebrales dedicadas a la atención y aprendizaje.

 

Existe evidencia creciente de que los cigarrillos-e aumentan el riesgo de inicio del consumo de cigarrillos. En un metaanálisis reciente se indicó que en los adolescentes y adultos jóvenes, que nunca han fumado, las probabilidades de que empiecen a fumar es tres a seis veces mayor en los que han usado alguna vez los cigarrillos-e, en comparación con los que nunca han usado cigarrillos-e.

 

En un estudio se demostraron también vínculos entre el uso de los cigarrillose y el uso posterior de marihuana en los adolescentes. Los cigarrillos-e se utilizan también para vaporizar marihuana o aceite de cannabis. Los sabores dulces, como “popurrí de mango y frutas” y “caramelo”, son particularmente atractivos para los jóvenes, quienes se vuelven adictos a la nicotina y les es difícil dejar los cigarrillos-e. Las tasas de exposición de segunda mano al vapor de los cigarrillos-e es alta también entre los jóvenes, con 18% en los alumnos de secundaria y 29% en los preparatorianos. La exposición de segunda mano al cigarrillo-e aumenta 27% el riesgo de un ataque de asma en los jóvenes asmáticos.