Members: 0 member(s)

Shares ?

0

Clicks ?

0

Viral Lift ?

0%

Medicina General 344 views Jan 18, 2022
Litiasis renal

¿Qué es?

La litiasis urinaria consiste en la presencia de componentes de la orina en fase sólida en el aparato urinario. Esos componentes en fase sólida reciben el nombre de cálculos renales. Cuando los cálculos aparecen en el riñón se habla de nefrolitiasis, mientras que, si tales cálculos se localizan en cualquier punto del aparato urinario, desde las papilas renales hasta el meato uretral, reciben la denominación de uro litiasis.

 

¿Cuáles son las causas?

Los cálculos renales son de origen multifactorial y se asocian con anomalías genéticas e infecciones que favorecen las etapas litogénicas:  nucleación, agregación, crecimiento y fijación del cálculo. Conviene recordar que los cálculos urinarios son concreciones sólidas compuestas por cristales inorgánicos y por matriz orgánica en proporción variable.

Actualmente se admite que la nucleación es el proceso inicial para la formación de los cristales que luego formarán el cálculo urinario definitivo.  Este proceso puede ser inducido por una variedad de sustancias o situaciones:

  • Aumento de los solutos.
  • Modificación del pH urinario.
  • Disminución de los inhibidores de la cristalización.

Una vez que se ha formado el cristal, éste queda retenido en el aparato urinario y se produce su crecimiento mediante la agregación de nuevos cristales.

 

Como ya se ha mencionado con antelación, en función de su composición química los cálculos urinarios se dividen en 4 grandes grupos:

  • Cálcicos, que a su vez pueden ser de oxalato cálcico monohidrato o dihidrato, fosfato cálcico y una combinación de fosfato y oxalato cálcico.
  • Fosfato amónico magnésico.
  • Ácido úrico-uratos.
  • Cistina.

Todos los cálculos comparten muchas características patogénicas, diagnósticas y terapéuticas, aunque cada grupo tiene peculiaridades de suma importancia.

 

¿Cómo se realiza el diagnóstico?

El diagnóstico se realiza ante la sucesión de uno o varios cólicos nefríticos. No obstante, no se puede confirmar el diagnóstico de uro litiasis si no se tiene la evidencia de la formación o expulsión de un cálculo.

La ecografía renal es más sensible (84%) que la radiografía simple de abdomen (54%) para detectar cálculos, aunque esta última es superior para el diagnóstico de los localizados a nivel uretral.

El aspecto radiológico de los cálculos suele ser de ayuda para establecer el diagnóstico etiológico. Un aspecto francamente radiopaco indica una composición preponderantemente cálcica. Los cálculos débilmente opacos son habitualmente de cistina o de ácido úrico con cantidades variables de calcio.

 

¿Qué evidencia hay del tratamiento?

No existe aún consenso acerca del tratamiento que debe realizarse en una litiasis renal asintomática no complicada. La necesidad de tratamiento depende de muchos factores como la ubicación, tamaño de la litiasis, crecimiento de la litiasis, expectativas o preferencias del paciente y presencia de dolor o complicaciones.

Si el paciente no tiene una de las condiciones anteriores, la litiasis mide 10mm y están ubicadas en cálices inferiores, se puede hacer seguimiento anual y evaluar su crecimiento.

 En caso de tratarse de litiasis de ácido úrico se puede realizar quimio lisis en aquellos casos que presenten orina ácida usando citrato por vo o bicarbonato de sodio ajustando el pH urinario entre 7 y 7,2. Este tratamiento debe controlarse con imágenes y se puede complementar con el uso de alfa bloqueadores para facilitar la expulsión a nivel del uréter distal. Cuando la opción terapéutica no es el tratamiento expulsivo, existen diferentes opciones mínimamente invasivas para el tratamiento de las litiasis renales.