View By Date

Statistics

  • 356
    Blogs
  • 21
    Active Bloggers
16 blogs
  • 05 Mar 2018
    Las especies reactivas de oxígeno (ERO’s) actúa como moléculas de señalización que controlan los procesos fisiológicos, incluyendo la adaptación celular al estrés. La señalización redox a través de ERO’s ha recientemente llegado a ser el foco de mucha atención en numerosos contextos patológicos, incluyendo las enfermedades neurodegenerativas, nefropatía y cardiopatía. El desequilibrio en la formación y degración de los ERO’s también se ha implicado en la hipertensión. La hipertensión esencial se caracteriza por múltiples factores genéticos y ambientales los cuales no explican completamente sus factores de riesgo asociados. Por ende, aún si los avances en terapia han llevado a una reducción significativa en las complicaciones asociadas a la hipertensión, para interferir con el desequilibrio de las señales redox podrían representar un reto terapéutico adicional. La disminución de los niveles de óxido nítrico (ON), la actividad antioxidante comúnmente encontrada en los modelos pre-clínicos de hipertensión y la capacidad de los abordajes antioxidantes para reducir los niveles de ERO’s  han incentivado a los clínicos a investigar la contribución de los ERO’s en los humanos. Además, se ha dedicado esfuerzos para comprender la señalización redox que puede contribuir a la patobiología vascular en la hipertensión humana. Sin embargo, aunque los biomarcadores del estrés oxidativo se han correlacionado positivamente con la presión sanguínea en el modelo pre-clínico de hipertensión, los datos en humanos son menos convincentes. De aquí la relevancia de realizar una revisión de los mecanismos más relevantes a través de los cuales el estrés oxidativo puede contribuir a la fisiopatología de la hipertensión esencial. Más aún, se discuten los abordajes alternativos dirigidos hacia la mejora de la maquinaria antioxidativo y/o interferencia con la producción de las ERO’s.   Fuente: Togliatto G, Lombardo G, Brizzi MF. The future challenge of reactive oxygen species (ROS) in hypertension: From bench to bed side. Int J Mol Sci. 2017 Sep 15;18(9). pii: E1988. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28914782  
    825 Posted by medchannel
  • Las especies reactivas de oxígeno (ERO’s) actúa como moléculas de señalización que controlan los procesos fisiológicos, incluyendo la adaptación celular al estrés. La señalización redox a través de ERO’s ha recientemente llegado a ser el foco de mucha atención en numerosos contextos patológicos, incluyendo las enfermedades neurodegenerativas, nefropatía y cardiopatía. El desequilibrio en la formación y degración de los ERO’s también se ha implicado en la hipertensión. La hipertensión esencial se caracteriza por múltiples factores genéticos y ambientales los cuales no explican completamente sus factores de riesgo asociados. Por ende, aún si los avances en terapia han llevado a una reducción significativa en las complicaciones asociadas a la hipertensión, para interferir con el desequilibrio de las señales redox podrían representar un reto terapéutico adicional. La disminución de los niveles de óxido nítrico (ON), la actividad antioxidante comúnmente encontrada en los modelos pre-clínicos de hipertensión y la capacidad de los abordajes antioxidantes para reducir los niveles de ERO’s  han incentivado a los clínicos a investigar la contribución de los ERO’s en los humanos. Además, se ha dedicado esfuerzos para comprender la señalización redox que puede contribuir a la patobiología vascular en la hipertensión humana. Sin embargo, aunque los biomarcadores del estrés oxidativo se han correlacionado positivamente con la presión sanguínea en el modelo pre-clínico de hipertensión, los datos en humanos son menos convincentes. De aquí la relevancia de realizar una revisión de los mecanismos más relevantes a través de los cuales el estrés oxidativo puede contribuir a la fisiopatología de la hipertensión esencial. Más aún, se discuten los abordajes alternativos dirigidos hacia la mejora de la maquinaria antioxidativo y/o interferencia con la producción de las ERO’s.   Fuente: Togliatto G, Lombardo G, Brizzi MF. The future challenge of reactive oxygen species (ROS) in hypertension: From bench to bed side. Int J Mol Sci. 2017 Sep 15;18(9). pii: E1988. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28914782  
    Mar 05, 2018 825
  • 02 Mar 2018
    La hipertensión arterial es un importante factor de riesgo para la carga global de la enfermedad. Una pregunta no resuelta es si la hipertensión grado 1 (140-159/90-99 mm Hg) con riesgo cardiovascular (RCV) total absoluto bajo (mortalidad cardiovascular <1% a 10 años) a moderado (mortalidad cardiovascular ≥1% a 10 años) debe tratarse con antihipertensivos. Se emprendió un proceso de consulta internacional virtual para resumir las opiniones de expertos selecto. Después del análisis holístico de todos los elementos de salud pública, psicosociales, clínicos y epidemiológicos, este proceso de consulta alcanzó el siguiente consenso en adultos hipertensos menores de 80 años: (1) La pregunta de si el tratamiento farmacológico en el grado 1 debe precederse de un periodo de algunas semanas o meses, durante los cuales solo se recomienda medidas del estilo de vida no puede basarse en la evidencia, y la opinión consensuada es tener un periodo de estilo de vida solo reservado a pacientes con hipertensión grado 1 “aislado” (hipertensión grado 1 no complicada con RCV total absoluto bajo y sin otros factores de RCV mayores y modificadores de riesgo). (2) No retrasar el inicio de la terapia farmacológica antihipertensiva en la hipertensión grado 1 con RCV total absoluto moderado. (3) Los hombres ≥55 años y mujeres ≥60 años con hipertensión grado 1 no complicada deben automáticamente clasificarse dentro de la categoría de RCV total absoluto moderado, aún en ausencia de otros factores de RCV mayores y modificadores de riesgo. (4) Considerar las estatinas a lo largo de la terapia reductora de la presión arterial, independientemente de los niveles de colesterol, en pacientes con hipertensión grado 1 con RCV moderado.   Fuente: Morales Salinas A, Coca A, Olsen MH, Sanchez RA, Sebba-Barroso WK, Kones R, et al. Clinical perspective on antihypertensive drug treatment in adults with grade 1 hypertension and low-to-moderate cardiovascular risk: An international expert consultation. Curr Probl Cardiol 2017;42:198-225. Perspectiva clínica del tratamiento farmacológico antihipertensivo en adultos con hipertensión grado 1 y riesgo cardiovascular bajo a moderado: Una consulta de expertos internacionales. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28552207  
    660 Posted by medchannel
  • La hipertensión arterial es un importante factor de riesgo para la carga global de la enfermedad. Una pregunta no resuelta es si la hipertensión grado 1 (140-159/90-99 mm Hg) con riesgo cardiovascular (RCV) total absoluto bajo (mortalidad cardiovascular <1% a 10 años) a moderado (mortalidad cardiovascular ≥1% a 10 años) debe tratarse con antihipertensivos. Se emprendió un proceso de consulta internacional virtual para resumir las opiniones de expertos selecto. Después del análisis holístico de todos los elementos de salud pública, psicosociales, clínicos y epidemiológicos, este proceso de consulta alcanzó el siguiente consenso en adultos hipertensos menores de 80 años: (1) La pregunta de si el tratamiento farmacológico en el grado 1 debe precederse de un periodo de algunas semanas o meses, durante los cuales solo se recomienda medidas del estilo de vida no puede basarse en la evidencia, y la opinión consensuada es tener un periodo de estilo de vida solo reservado a pacientes con hipertensión grado 1 “aislado” (hipertensión grado 1 no complicada con RCV total absoluto bajo y sin otros factores de RCV mayores y modificadores de riesgo). (2) No retrasar el inicio de la terapia farmacológica antihipertensiva en la hipertensión grado 1 con RCV total absoluto moderado. (3) Los hombres ≥55 años y mujeres ≥60 años con hipertensión grado 1 no complicada deben automáticamente clasificarse dentro de la categoría de RCV total absoluto moderado, aún en ausencia de otros factores de RCV mayores y modificadores de riesgo. (4) Considerar las estatinas a lo largo de la terapia reductora de la presión arterial, independientemente de los niveles de colesterol, en pacientes con hipertensión grado 1 con RCV moderado.   Fuente: Morales Salinas A, Coca A, Olsen MH, Sanchez RA, Sebba-Barroso WK, Kones R, et al. Clinical perspective on antihypertensive drug treatment in adults with grade 1 hypertension and low-to-moderate cardiovascular risk: An international expert consultation. Curr Probl Cardiol 2017;42:198-225. Perspectiva clínica del tratamiento farmacológico antihipertensivo en adultos con hipertensión grado 1 y riesgo cardiovascular bajo a moderado: Una consulta de expertos internacionales. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28552207  
    Mar 02, 2018 660
  • 01 Mar 2018
    La enfermedad cardiovascular es la principal causa de muerte en mujeres contando para 1 en cada 4 muertes femeninas. La patofisiología de la cardiopatía isquémica femenina incluye coronariopatía epicárdica, disfunción endotelial, vasoespasmo coronario, erosión de placa y disección coronaria espontánea. La angina es la presentación más común de cardiopatía isquémica estable (CIE) en mujeres. Los factores de riesgo incluyen los tradicionales tales como edad avanzada, obesidad (IMC >25 Kg/m2), tabaquismo, hipertensión, dislipidemia, enfermedad cerebrovascular y vascular periférica, estilo de vida sedentario, historia familiar de coronariopatía prematura, síndrome metabólico y diabetes mellitus, y factores de riesgo no tradicionales tales como diabetes gestacional, resistencia a la insulina, enfermedad de ovarios poliquísticos, hipertensión inducida por el embarazo, preeclampsia, eclampsia, menopausia, estrés y enfermedades autoinmunes. Las pruebas diagnósticas pueden usarse efectivamente para estratificar el riesgo en mujeres. La terapia médica dirigida por guías incluye aspirina, estatina, beta-bloqueadores, bloqueadores de los canales de calcio y ranolazina que debe instituirse para el manejo de síntomas e isquemia. A pesar de la robusta evidencia respecto a los resultados adversos vistos en mujeres con cardiopatía isquémica, existen brechas de conocimiento en varias áreas. Futura investigación debe enfocarse en un mayor entendimiento del papel de los factores de riesgo no tradicionales para CIE en mujeres, ganando mayor comprensión en las diferencias de género en los efectos terapéuticos y formular un algoritmo género-específico para el manejo de la CIE femenina.     Fuente: Samad F, Agarwal A, Samad Z. Stable ischemic heart disease in women: current perspectives. Int J Womens Health 2017;9:701-9. Cardiopatía isquémica estable en mujeres: Perspectivas actuales. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29033611  
    1297 Posted by medchannel
  • La enfermedad cardiovascular es la principal causa de muerte en mujeres contando para 1 en cada 4 muertes femeninas. La patofisiología de la cardiopatía isquémica femenina incluye coronariopatía epicárdica, disfunción endotelial, vasoespasmo coronario, erosión de placa y disección coronaria espontánea. La angina es la presentación más común de cardiopatía isquémica estable (CIE) en mujeres. Los factores de riesgo incluyen los tradicionales tales como edad avanzada, obesidad (IMC >25 Kg/m2), tabaquismo, hipertensión, dislipidemia, enfermedad cerebrovascular y vascular periférica, estilo de vida sedentario, historia familiar de coronariopatía prematura, síndrome metabólico y diabetes mellitus, y factores de riesgo no tradicionales tales como diabetes gestacional, resistencia a la insulina, enfermedad de ovarios poliquísticos, hipertensión inducida por el embarazo, preeclampsia, eclampsia, menopausia, estrés y enfermedades autoinmunes. Las pruebas diagnósticas pueden usarse efectivamente para estratificar el riesgo en mujeres. La terapia médica dirigida por guías incluye aspirina, estatina, beta-bloqueadores, bloqueadores de los canales de calcio y ranolazina que debe instituirse para el manejo de síntomas e isquemia. A pesar de la robusta evidencia respecto a los resultados adversos vistos en mujeres con cardiopatía isquémica, existen brechas de conocimiento en varias áreas. Futura investigación debe enfocarse en un mayor entendimiento del papel de los factores de riesgo no tradicionales para CIE en mujeres, ganando mayor comprensión en las diferencias de género en los efectos terapéuticos y formular un algoritmo género-específico para el manejo de la CIE femenina.     Fuente: Samad F, Agarwal A, Samad Z. Stable ischemic heart disease in women: current perspectives. Int J Womens Health 2017;9:701-9. Cardiopatía isquémica estable en mujeres: Perspectivas actuales. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29033611  
    Mar 01, 2018 1297
  • 29 Jan 2018
    Son varios los estudios que han mencionado los posibles beneficios del chocolate para la salud, pero otros reportes mencionan que no hay pruebas concluyentes de que este alimento ayude a prevenir las enfermedades cardiovasculares. Esta es la conclusión de una investigación de la Universidad Pompeu Fabra en el que analizaron los efectos del chocolate en este tipo de padecimientos. “Los resultados de las investigaciones que llevamos a cabo son muy bajos porque los estudios son observacionales y es difícil otorgar los efectos observados al consumo del chocolate. Además también existe el problema de estimar con precisión la cantidad de chocolate que consumió la población estudiada y hay un riesgo de que los resultados estén sesgados”, dijeron los autores del estudio. Los expertos mencionaron que los supuestos efectos benéficos radicarían en los flavanoles, principalmente en el chocolate negro y en el cacao puro, los cuales tendrían un efecto que ayudaría a reducir la presión arterial. Cabe mencionar que la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), ha mencionado que el consumo diario de 200 miligramos de flavanoles de cacao ayudaría a mantener la elasticidad de los vasos y el flujo sanguíneo normal. Sin embargo, de acuerdo con los expertos, este dato no permitiría trasladar a la población el mensaje de la ingesta de chocolate protegería la salud cardiovascular. “Debemos tener en cuenta que la mayoría de los chocolates aportan muchas calorías. La mitad del aporte calórico corresponde a los carbohidratos y un tercio a las grasas, en su mayoría saturadas”, mencionaron los investigadores españoles.   Fuente:  saludiario.com
    715 Posted by medchannel
  • Son varios los estudios que han mencionado los posibles beneficios del chocolate para la salud, pero otros reportes mencionan que no hay pruebas concluyentes de que este alimento ayude a prevenir las enfermedades cardiovasculares. Esta es la conclusión de una investigación de la Universidad Pompeu Fabra en el que analizaron los efectos del chocolate en este tipo de padecimientos. “Los resultados de las investigaciones que llevamos a cabo son muy bajos porque los estudios son observacionales y es difícil otorgar los efectos observados al consumo del chocolate. Además también existe el problema de estimar con precisión la cantidad de chocolate que consumió la población estudiada y hay un riesgo de que los resultados estén sesgados”, dijeron los autores del estudio. Los expertos mencionaron que los supuestos efectos benéficos radicarían en los flavanoles, principalmente en el chocolate negro y en el cacao puro, los cuales tendrían un efecto que ayudaría a reducir la presión arterial. Cabe mencionar que la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), ha mencionado que el consumo diario de 200 miligramos de flavanoles de cacao ayudaría a mantener la elasticidad de los vasos y el flujo sanguíneo normal. Sin embargo, de acuerdo con los expertos, este dato no permitiría trasladar a la población el mensaje de la ingesta de chocolate protegería la salud cardiovascular. “Debemos tener en cuenta que la mayoría de los chocolates aportan muchas calorías. La mitad del aporte calórico corresponde a los carbohidratos y un tercio a las grasas, en su mayoría saturadas”, mencionaron los investigadores españoles.   Fuente:  saludiario.com
    Jan 29, 2018 715
  • 06 Nov 2017
    Antecedentes. Una de las enfermedades crónicas más prevalentes entre los ancianos es el síndrome metabólico (SM). Objetivo. Evaluar la prevalencia de SM y sus factores asociados entre mexicanos ancianos. Método. Encuesta realizada en México en el 2007 en una muestra de 516 adultos de 65 años o más (277 mujeres y 239 hombres). Se realizaron medidas antropométricas y analíticas, con un cuestionario general que incluía preguntas sobre variables sociodemográficas y de estilo de vida. El SM se definió de acuerdo a los criterios de AHA/NHLBI/IDF. Resultados. La prevalencia encontrada fue del 72.9% (75.7% hombres, 70.4% mujeres). Los participantes con valores arriba de los puntos de corte de SM fueron 92.4% hipertensión, 77.8% hipertrigliceridemia, 77.1% hipocolesterolemia HDL, 71.1% hiperglucemia y 65.4% obesidad central. Las personas con SM mostraron valores más altos de variables antropométricas y bioquímicas que aquéllos sin SM, excepto altura, colesterol y creatinina. El nivel educativo de educación media-alta (9-12 años), no fumadores y fumadores previos, y residentes del centro y oeste de México se asociaron con los componentes del SM. El índice de masa corporal fue el principal determinante de la prevalencia del SM y sus componentes. Conclusión. La prevalencia reportada del SM entre mexicanos ancianos fue mayor que la de la previamente obtenida en el área geográfica, demostrando que es un problema importante de salud pública en mexicanos ancianos.   Fuente: Ortiz-Rodríguez MA, Yáñez-Velasco L, Carnevale A, Romero-Hidalgo S, Bernal D, Aguilar- Salinas C, Rojas R, Villa A, Tur JA. Prevalence of metabolic syndrome among elderly Mexicans. Arch Gerontol Geriatr 2017;73:288-293. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28910752     ¿Quiere conocer más sobre este y otros temas de interés? Le invitamos a conocer nuestro Diplomado Virtual en Salud Pública Aplicada en donde, ponentes de reconocimiento nacional e internacional le guían en la buena práctica de la Salud Pública.  También puede consultar otros cursos dando clic aquí donde puede encontrar contenido gratuito y de pago.   Todos los derechos reservados. Esta obra está protegida por las leyes de copyright y tratados internacionales.
    730 Posted by Cardiología Mentor
  • Antecedentes. Una de las enfermedades crónicas más prevalentes entre los ancianos es el síndrome metabólico (SM). Objetivo. Evaluar la prevalencia de SM y sus factores asociados entre mexicanos ancianos. Método. Encuesta realizada en México en el 2007 en una muestra de 516 adultos de 65 años o más (277 mujeres y 239 hombres). Se realizaron medidas antropométricas y analíticas, con un cuestionario general que incluía preguntas sobre variables sociodemográficas y de estilo de vida. El SM se definió de acuerdo a los criterios de AHA/NHLBI/IDF. Resultados. La prevalencia encontrada fue del 72.9% (75.7% hombres, 70.4% mujeres). Los participantes con valores arriba de los puntos de corte de SM fueron 92.4% hipertensión, 77.8% hipertrigliceridemia, 77.1% hipocolesterolemia HDL, 71.1% hiperglucemia y 65.4% obesidad central. Las personas con SM mostraron valores más altos de variables antropométricas y bioquímicas que aquéllos sin SM, excepto altura, colesterol y creatinina. El nivel educativo de educación media-alta (9-12 años), no fumadores y fumadores previos, y residentes del centro y oeste de México se asociaron con los componentes del SM. El índice de masa corporal fue el principal determinante de la prevalencia del SM y sus componentes. Conclusión. La prevalencia reportada del SM entre mexicanos ancianos fue mayor que la de la previamente obtenida en el área geográfica, demostrando que es un problema importante de salud pública en mexicanos ancianos.   Fuente: Ortiz-Rodríguez MA, Yáñez-Velasco L, Carnevale A, Romero-Hidalgo S, Bernal D, Aguilar- Salinas C, Rojas R, Villa A, Tur JA. Prevalence of metabolic syndrome among elderly Mexicans. Arch Gerontol Geriatr 2017;73:288-293. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28910752     ¿Quiere conocer más sobre este y otros temas de interés? Le invitamos a conocer nuestro Diplomado Virtual en Salud Pública Aplicada en donde, ponentes de reconocimiento nacional e internacional le guían en la buena práctica de la Salud Pública.  También puede consultar otros cursos dando clic aquí donde puede encontrar contenido gratuito y de pago.   Todos los derechos reservados. Esta obra está protegida por las leyes de copyright y tratados internacionales.
    Nov 06, 2017 730
  • 19 Oct 2017
    Antecedentes. Las enfermedades crónicas están aumentando y llegan a ser una carga al sistema de salud en términos de morbilidad y mortalidad en países de bajos y medios ingresos (LIMC’s, por sus siglas en inglés). El papel del índice de masa corporal (IMC), especialmente sobrepeso y obesidad en la prevalencia de multimorbilidad (ocurrencia de dos o más condiciones crónicas), ha sido poco estudiada en LMIC’s donde residen dos tercios de los obesos del mundo. Objetivo. Estimar la asociación entre el IMC y la prevalencia de multimorbilidad de enfermedades comunicables no crónicas en 6 LMIC’s. Métodos. Estudio transversal de 40,166 participantes de China, India, México, Rusia, Sudáfrica y Ghana, de 18 años y más incluidos en el estudio SAGE de 2007 a 2010. La multimorbilidad (2 o más de las siguientes 9 condiciones crónicas: angina pectoris, artritis, asma, neumopatía crónica, diabetes mellitus, hipertensión, evento vascular cerebral, depresión y compromiso visual. Se realizaron análisis de regresión logística múltiple para ajustar edad, sexo, residencia urbana/rural, educación, estado marital, ocupación, riqueza, tabaquismo, alcoholismo, consumo de frutas y vegetales y estado de aseguramiento. Resultados. El IMC medio fue de 24.4 Kg/m2. La prevalencia de sobrepeso fue del 13% y de obesidad del 24%. La prevalencia de multimorbilidad fue del 37% entre obesos y 27% entre personas con sobrepeso. La mayor prevalencia se encontró en Rusia. Ser obeso se asoció con mayor probabilidad de tener multimorbilidad. La asociación positiva, aunque no significativa también se observó en la India y en México. Conclusión. La prevalencia de multimorbilidad de enfermedades no comunicables en los LMIC’s es alta, mayor en obesos que en personas con peso normal. La obesidad se asoció independientemente con la ocurrencia de multimorbilidad en los 6 LNIC’s. Estos hallazgos son vitales para la vigilancia en Salud Pública, prevención y manejo de estrategias para la multimorbilidad de enfermedades no comunicables en los LMIC’s.   Fuente:  Int J Med Public Health 2016;6:73-83. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28894693     ¿Quiere conocer más sobre este y otros temas de interés? Le invitamos a conocer nuestro curso en Actualización Internacional en Medicina General en donde encontrará multiples temas expuestos por académicos de alto reconocimiento a nivel mundial. Si está intresado en cursos similiares de clic aquí donde puede encontrar contenido gratuito y de pago.      Esto es lo que puede encontrar en nuestro curso.      Todos los derechos reservados. Esta obra está protegida por las leyes de copyright y tratados internacionales.  
    918 Posted by Cardiología Mentor
  • Antecedentes. Las enfermedades crónicas están aumentando y llegan a ser una carga al sistema de salud en términos de morbilidad y mortalidad en países de bajos y medios ingresos (LIMC’s, por sus siglas en inglés). El papel del índice de masa corporal (IMC), especialmente sobrepeso y obesidad en la prevalencia de multimorbilidad (ocurrencia de dos o más condiciones crónicas), ha sido poco estudiada en LMIC’s donde residen dos tercios de los obesos del mundo. Objetivo. Estimar la asociación entre el IMC y la prevalencia de multimorbilidad de enfermedades comunicables no crónicas en 6 LMIC’s. Métodos. Estudio transversal de 40,166 participantes de China, India, México, Rusia, Sudáfrica y Ghana, de 18 años y más incluidos en el estudio SAGE de 2007 a 2010. La multimorbilidad (2 o más de las siguientes 9 condiciones crónicas: angina pectoris, artritis, asma, neumopatía crónica, diabetes mellitus, hipertensión, evento vascular cerebral, depresión y compromiso visual. Se realizaron análisis de regresión logística múltiple para ajustar edad, sexo, residencia urbana/rural, educación, estado marital, ocupación, riqueza, tabaquismo, alcoholismo, consumo de frutas y vegetales y estado de aseguramiento. Resultados. El IMC medio fue de 24.4 Kg/m2. La prevalencia de sobrepeso fue del 13% y de obesidad del 24%. La prevalencia de multimorbilidad fue del 37% entre obesos y 27% entre personas con sobrepeso. La mayor prevalencia se encontró en Rusia. Ser obeso se asoció con mayor probabilidad de tener multimorbilidad. La asociación positiva, aunque no significativa también se observó en la India y en México. Conclusión. La prevalencia de multimorbilidad de enfermedades no comunicables en los LMIC’s es alta, mayor en obesos que en personas con peso normal. La obesidad se asoció independientemente con la ocurrencia de multimorbilidad en los 6 LNIC’s. Estos hallazgos son vitales para la vigilancia en Salud Pública, prevención y manejo de estrategias para la multimorbilidad de enfermedades no comunicables en los LMIC’s.   Fuente:  Int J Med Public Health 2016;6:73-83. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28894693     ¿Quiere conocer más sobre este y otros temas de interés? Le invitamos a conocer nuestro curso en Actualización Internacional en Medicina General en donde encontrará multiples temas expuestos por académicos de alto reconocimiento a nivel mundial. Si está intresado en cursos similiares de clic aquí donde puede encontrar contenido gratuito y de pago.      Esto es lo que puede encontrar en nuestro curso.      Todos los derechos reservados. Esta obra está protegida por las leyes de copyright y tratados internacionales.  
    Oct 19, 2017 918