View By Date

Statistics

  • 380
    Blogs
  • 21
    Active Bloggers
8 blogs
  • 10 Jun 2020
    ¿Qué es?   Tanto el calcio como la vitamina D son nutrientes esenciales y con una función determinante en la salud ósea. En los últimos años hemos asistido a una animada controversia sobre los aportes necesarios para asegurar un adecuado estado de salud, dando lugar a numerosas publicaciones y posicionamientos dentro de la comunidad pediátrica.   ¿Para qué sirve?   Para la vitamina D, en poco tiempo hemos visto como se ha pasado de la indicación de 400 U diarias, a 200 U y de nuevo a las 400 U, con algunos pronunciamientos que han tenido en cuenta no sólo su influencia sobre el tejido esquelético, sino también sobre el desarrollo de enfermedades crónicas, lo que ha generado nuevas expectativas. Para la vitamina D se propone el aporte de 400 U/día en el niño menor de 1 año y de 600 U/día a partir de esa edad.   ¿Cómo funciona?   Todos los nutrientes son necesarios, sin embargo, algunos como el calcio y la vitamina D resultan imprescindibles para el normal crecimiento y desarrollo de los huesos en los niños, y para prevenir la aparición de la osteoporosis en la edad adulta. Además, la vitamina D contribuye al buen funcionamiento del sistema inmunitario en los niños. En este sentido, en las edades de crecimiento máximo, las necesidades de calcio son superiores a las requeridas en otras etapas (exceptuando la gestación y la lactancia).   ¿Cuáles son los factores de riesgo?   Una alimentación no adecuada en la niñes y adolescencia llevaría a una falta de aportes de nutrientes esenciales como son las vitaminas del grupo B: oligoelementos con cinc, selenio, calcio o fósforo, que junto con los aportes de proteínas, calorías y ácidos grasos saturados podrían llevar a un desequilibrio nutricional favoreciendo enfermedades como la obesidad y la diabetes, entre otras.   La suplementación está recomendada para prevenir problemas futuros, sin olvidar el énfasis en el cuidado de la dieta y la alimentación de recién nacidos con leche materna exclusiva los primeros 6 meses de vida, y complementada con dieta hasta los 2 años de edad.   Por favor comparta con sus colegas su experiencia en suplementación y resultados obtenidos con Calcio y Vitamina D.
    663 Posted by medchannel
  • ¿Qué es?   Tanto el calcio como la vitamina D son nutrientes esenciales y con una función determinante en la salud ósea. En los últimos años hemos asistido a una animada controversia sobre los aportes necesarios para asegurar un adecuado estado de salud, dando lugar a numerosas publicaciones y posicionamientos dentro de la comunidad pediátrica.   ¿Para qué sirve?   Para la vitamina D, en poco tiempo hemos visto como se ha pasado de la indicación de 400 U diarias, a 200 U y de nuevo a las 400 U, con algunos pronunciamientos que han tenido en cuenta no sólo su influencia sobre el tejido esquelético, sino también sobre el desarrollo de enfermedades crónicas, lo que ha generado nuevas expectativas. Para la vitamina D se propone el aporte de 400 U/día en el niño menor de 1 año y de 600 U/día a partir de esa edad.   ¿Cómo funciona?   Todos los nutrientes son necesarios, sin embargo, algunos como el calcio y la vitamina D resultan imprescindibles para el normal crecimiento y desarrollo de los huesos en los niños, y para prevenir la aparición de la osteoporosis en la edad adulta. Además, la vitamina D contribuye al buen funcionamiento del sistema inmunitario en los niños. En este sentido, en las edades de crecimiento máximo, las necesidades de calcio son superiores a las requeridas en otras etapas (exceptuando la gestación y la lactancia).   ¿Cuáles son los factores de riesgo?   Una alimentación no adecuada en la niñes y adolescencia llevaría a una falta de aportes de nutrientes esenciales como son las vitaminas del grupo B: oligoelementos con cinc, selenio, calcio o fósforo, que junto con los aportes de proteínas, calorías y ácidos grasos saturados podrían llevar a un desequilibrio nutricional favoreciendo enfermedades como la obesidad y la diabetes, entre otras.   La suplementación está recomendada para prevenir problemas futuros, sin olvidar el énfasis en el cuidado de la dieta y la alimentación de recién nacidos con leche materna exclusiva los primeros 6 meses de vida, y complementada con dieta hasta los 2 años de edad.   Por favor comparta con sus colegas su experiencia en suplementación y resultados obtenidos con Calcio y Vitamina D.
    Jun 10, 2020 663
  • 25 Dec 2019
    ¿Qué es?   Los trastornos del sueño son una serie de alteraciones relacionadas con el proceso de dormir. Existiendo tanto en las etapas de inicio, de mantenimiento, como durante el ciclo sueño-vigilia.   El insomnio infantil lo sufren un 30% de los niños entre los 6 meses y 5 años. En la mayor parte de los casos se debe a un mal hábito. Sólo a veces se debe a una causa médica.   Causas frecuentes   El niño no puede, tarda o tiene miedo a dormirse. Lo más frecuente es que el niño duerma muy poco tiempo, el sueño se interrumpa, no concilie el sueño tras un despertar o se despierte muchas veces en la noche. Todo esto lleva a un sueño insuficiente o a un sueño interrumpido. Esto tiene consecuencias diurnas.   En los niños no siempre se manifiesta como tendencia a quedarse dormido. Puede ser irritabilidad, o  problemas de interacción social y de comportamiento.   Síntomas   Los problemas en el momento de acostarse son muy frecuentes entre los 2 y los 5 años. En general se deben a hábitos incorrectos. Pueden influir tres factores: condiciones exteriores (ruido, luz y cohabitación), presión externa inadecuada (rigidez excesiva u oposición) y estado de ansiedad.   Prevención   Desarrollar hábitos encaminados a una higiene del sueño son una medida muy útil que evitará la complicación en un futuro en muchos casos.   Tratamiento   Por ser los trastornos del sueño un problema prevalente en la lactancia y primera infancia, se ha contemplado la posibilidad, y comprobado la eficacia, de programas preventivos que tiene el fin de instaurar un hábito de sueño adecuado y evitar algunos de los trastornos como las disomnias extrínsecas en lactantes de riesgo.   Comparta con sus colegas casos clínicos y recomendaciones para el abordaje de este problema en la población pediátrica.  
    1076 Posted by medchannel
  • ¿Qué es?   Los trastornos del sueño son una serie de alteraciones relacionadas con el proceso de dormir. Existiendo tanto en las etapas de inicio, de mantenimiento, como durante el ciclo sueño-vigilia.   El insomnio infantil lo sufren un 30% de los niños entre los 6 meses y 5 años. En la mayor parte de los casos se debe a un mal hábito. Sólo a veces se debe a una causa médica.   Causas frecuentes   El niño no puede, tarda o tiene miedo a dormirse. Lo más frecuente es que el niño duerma muy poco tiempo, el sueño se interrumpa, no concilie el sueño tras un despertar o se despierte muchas veces en la noche. Todo esto lleva a un sueño insuficiente o a un sueño interrumpido. Esto tiene consecuencias diurnas.   En los niños no siempre se manifiesta como tendencia a quedarse dormido. Puede ser irritabilidad, o  problemas de interacción social y de comportamiento.   Síntomas   Los problemas en el momento de acostarse son muy frecuentes entre los 2 y los 5 años. En general se deben a hábitos incorrectos. Pueden influir tres factores: condiciones exteriores (ruido, luz y cohabitación), presión externa inadecuada (rigidez excesiva u oposición) y estado de ansiedad.   Prevención   Desarrollar hábitos encaminados a una higiene del sueño son una medida muy útil que evitará la complicación en un futuro en muchos casos.   Tratamiento   Por ser los trastornos del sueño un problema prevalente en la lactancia y primera infancia, se ha contemplado la posibilidad, y comprobado la eficacia, de programas preventivos que tiene el fin de instaurar un hábito de sueño adecuado y evitar algunos de los trastornos como las disomnias extrínsecas en lactantes de riesgo.   Comparta con sus colegas casos clínicos y recomendaciones para el abordaje de este problema en la población pediátrica.  
    Dec 25, 2019 1076
  • 25 Aug 2019
    Los berrinches o rabietas son presentados comúnmente por niños entre 1 y 3 años de edad, incluso estos se pueden presentar antes del desarrollo del lenguaje. Existen factores que determinan el comportamiento explosivo de los infantes, entre ellos destacan la fatiga, el hambre o la sobre estimulación.   Por otro lado hay factores que pueden desencadenar en un berrinche relacionados con el lenguaje, debido a la dificultad que existe para comunicarse. Otros factores pueden ser falta de atención, frustración, falta de desarrollo de habilidades o incluso imitación de conductas de sus cuidadores.   Los berrinches pueden desencadenar en un extremo a conductas desafiantes y  dependiendo de cómo sean manejados por los cuidadores, estas conductas pueden no ser nocivas en un futuro.   A continuación enlistamos algunos útiles consejos que podemos brindar a los padres cuando nos refieran el problema de berrinches de los menores:   1. Prestar suficiente atención al niño y hacerle reconocimientos cuando se esté portando bien.    ​2. Los padres deben procurar mantener la rutina de los infantes, pero de no ser posible pueden presentarle opciones.   3. generar distracciones y tratar de conciliar sin llegar a ceder en todo lo que le niño solicita es importante.    4. Establecer limites es fundamental, el adulto es el que debe guardar la calma durante el berrinche y no debe esperar que el comportamiento del niño sea idéntico al de un adulto.   5. No detener los berrinches con premios, esto sólo empeorará el problema.   ¿Usted que otros útiles consejos brinda en su consultorio a los padres y tutores de sus pacientes?   FUENTES:   https://educacioninicial.mx/infografias/que-hay-detras-de-un-berrinche/   https://www.healthychildren.org/Spanish/family-life/family-dynamics/communication-discipline/Paginas/temper-tantrums.aspx  
    700 Posted by medchannel
  • Los berrinches o rabietas son presentados comúnmente por niños entre 1 y 3 años de edad, incluso estos se pueden presentar antes del desarrollo del lenguaje. Existen factores que determinan el comportamiento explosivo de los infantes, entre ellos destacan la fatiga, el hambre o la sobre estimulación.   Por otro lado hay factores que pueden desencadenar en un berrinche relacionados con el lenguaje, debido a la dificultad que existe para comunicarse. Otros factores pueden ser falta de atención, frustración, falta de desarrollo de habilidades o incluso imitación de conductas de sus cuidadores.   Los berrinches pueden desencadenar en un extremo a conductas desafiantes y  dependiendo de cómo sean manejados por los cuidadores, estas conductas pueden no ser nocivas en un futuro.   A continuación enlistamos algunos útiles consejos que podemos brindar a los padres cuando nos refieran el problema de berrinches de los menores:   1. Prestar suficiente atención al niño y hacerle reconocimientos cuando se esté portando bien.    ​2. Los padres deben procurar mantener la rutina de los infantes, pero de no ser posible pueden presentarle opciones.   3. generar distracciones y tratar de conciliar sin llegar a ceder en todo lo que le niño solicita es importante.    4. Establecer limites es fundamental, el adulto es el que debe guardar la calma durante el berrinche y no debe esperar que el comportamiento del niño sea idéntico al de un adulto.   5. No detener los berrinches con premios, esto sólo empeorará el problema.   ¿Usted que otros útiles consejos brinda en su consultorio a los padres y tutores de sus pacientes?   FUENTES:   https://educacioninicial.mx/infografias/que-hay-detras-de-un-berrinche/   https://www.healthychildren.org/Spanish/family-life/family-dynamics/communication-discipline/Paginas/temper-tantrums.aspx  
    Aug 25, 2019 700
  • 21 Nov 2018
    El mielomenincogele o espina bífida afecta a uno de cada 1.000 recién nacidos en el mundo, que la padecen por una predisposición genética mezclada con factores ambientales que todavía se desconocen, y se desencadena cuando el feto en desarrollo no cierra por completo la columna vertebral y la médula espinal, por lo que el líquido amniótico de la placenta daña el sistema neuronal del futuro bebé, a la par que se produce una fuga del líquido cefaloraquidio. La novedosa técnica consiste en la fijación de un parche, compuesto de colágeno y elastina, en la parte expuesta de la columna del feto, que si fija con un adhesivo, lo que permite que el bebé prosiga su gestación sin tener el sistema neuronal central expuesto a sufrir un deterioro mayor. El feto, tras la operación, prosiguió con su gestación hasta la semana 32, Esther nació el pasado 22 de mayo después de una cesárea, y pese al seguimiento médico que tendrá que hacer de por vida y a la posible afectación futura, los responsables médicos han subrayado que su situación es mucho mejor para poder encarar la vida de forma independiente. "La vida es una lucha y vamos ganando", ha resumido el padre, Pavel Bota, natural de Rumanía y residente en Solsona, quien ha relatado cómo, a pesar de ser conscientes del riesgo que existía para hija y madre, decidieron seguir adelante con el embarazo movidos por la fe y con el deseo de traer al mundo a la niña. La coordinadora de la Unidad de Espina Bífida del Vall d'Hebron, Ampar Cuixart, ha relatado como la novedosa técnica permite "intentar prevenir" las secuelas de la espina bífida, si bien ha comentado que, actualmente, la mayor parte de los padres optan por una interrupción voluntaria del embarazo (IVE). Células madre  El director de Investigación en Espina Bífida, César García Fontecha, por su parte, ha relatado cómo el futuro pasa por la investigación con células madre pluripotenciales extraídas del mismo líquido amniótico, que podrían revertir la malformación al aplicarlas en el momento de fijar el parche. "Estamos progresando a muy buen ritmo", ha precisado, al mismo tiempo que confían en poner en marcha una cirugía todavía menos invasiva que no requiera practicar una incisión sobre la barriga de la madre. El éxito de la operación ha sido posible tras ocho años de investigación y múltiples experimentos realizados en conejos y ovejas, aunque el alcance real de mejora podrá apreciarse completamente en tres o cuatro años, cuando la niña haya crecido más. Hasta la fecha se habían realizado en el mundo diversas operaciones intrauterinas de reparación de espina bífida --la primera en España se llevó a cabo en Sevilla hace cuatro años--, si bien mediante un proceso más invasivo que, pese a suponer la mejorar del recién nacido, conllevan más riesgo que el parche utilizado en el Vall d'Hebron.    Consulte el artículo: LA RAZÓN https://www.larazon.es/historico/7680-operan-con-exito-la-espina-bifida-de-un-feto-de-24-semanas-con-un-parche-sintetico-ULLA_RAZON_408693 
    834 Posted by medchannel
  • El mielomenincogele o espina bífida afecta a uno de cada 1.000 recién nacidos en el mundo, que la padecen por una predisposición genética mezclada con factores ambientales que todavía se desconocen, y se desencadena cuando el feto en desarrollo no cierra por completo la columna vertebral y la médula espinal, por lo que el líquido amniótico de la placenta daña el sistema neuronal del futuro bebé, a la par que se produce una fuga del líquido cefaloraquidio. La novedosa técnica consiste en la fijación de un parche, compuesto de colágeno y elastina, en la parte expuesta de la columna del feto, que si fija con un adhesivo, lo que permite que el bebé prosiga su gestación sin tener el sistema neuronal central expuesto a sufrir un deterioro mayor. El feto, tras la operación, prosiguió con su gestación hasta la semana 32, Esther nació el pasado 22 de mayo después de una cesárea, y pese al seguimiento médico que tendrá que hacer de por vida y a la posible afectación futura, los responsables médicos han subrayado que su situación es mucho mejor para poder encarar la vida de forma independiente. "La vida es una lucha y vamos ganando", ha resumido el padre, Pavel Bota, natural de Rumanía y residente en Solsona, quien ha relatado cómo, a pesar de ser conscientes del riesgo que existía para hija y madre, decidieron seguir adelante con el embarazo movidos por la fe y con el deseo de traer al mundo a la niña. La coordinadora de la Unidad de Espina Bífida del Vall d'Hebron, Ampar Cuixart, ha relatado como la novedosa técnica permite "intentar prevenir" las secuelas de la espina bífida, si bien ha comentado que, actualmente, la mayor parte de los padres optan por una interrupción voluntaria del embarazo (IVE). Células madre  El director de Investigación en Espina Bífida, César García Fontecha, por su parte, ha relatado cómo el futuro pasa por la investigación con células madre pluripotenciales extraídas del mismo líquido amniótico, que podrían revertir la malformación al aplicarlas en el momento de fijar el parche. "Estamos progresando a muy buen ritmo", ha precisado, al mismo tiempo que confían en poner en marcha una cirugía todavía menos invasiva que no requiera practicar una incisión sobre la barriga de la madre. El éxito de la operación ha sido posible tras ocho años de investigación y múltiples experimentos realizados en conejos y ovejas, aunque el alcance real de mejora podrá apreciarse completamente en tres o cuatro años, cuando la niña haya crecido más. Hasta la fecha se habían realizado en el mundo diversas operaciones intrauterinas de reparación de espina bífida --la primera en España se llevó a cabo en Sevilla hace cuatro años--, si bien mediante un proceso más invasivo que, pese a suponer la mejorar del recién nacido, conllevan más riesgo que el parche utilizado en el Vall d'Hebron.    Consulte el artículo: LA RAZÓN https://www.larazon.es/historico/7680-operan-con-exito-la-espina-bifida-de-un-feto-de-24-semanas-con-un-parche-sintetico-ULLA_RAZON_408693 
    Nov 21, 2018 834
  • 16 Nov 2018
    La detección y confirmación del maltrato infantil exige siempre un proceso clínico de diagnóstico, es decir, la participación de un profesional de la salud. Los objetivos de la intervención médica en los casos de maltrato infantil son:establecer el diagnóstico, o la sospecha diagnóstica, instaurar el tratamiento necesario y asegurar la protección del pequeño. El diagnóstico es, pues, un elemento sustancial del tratamiento integral del maltrato infantil. Junto a ello, podría añadirse la labor de prevención y detección precoz del riesgo que puede llevarse a cabo también desde los servicios de salud, especialmente, de Atención Primaria, por el directo contacto de los profesionales sanitarios con el menor a través de las consultas programadas durante la infancia y por su habitual contacto con la familia del menor. Cuando hablamos de violencia sobre el menor, hablamos, por tanto, de la necesidad de un diagnóstico clínico a partir de los signos y síntomas a través de los que suele expresarse tal violencia. Aunque el proceso de diagnóstico puede derivar de diferentes motivos, en todos los casos, los pasos a seguir serán los mismos que en cualquier acto médico (anamnesis, exploración física, exámenes complementarios y tratamiento). Debe sujetarse a la misma actividad intelectual ordenada que se da en cualquier diagnóstico de una enfermedad: del síntoma al signo, del signo al síndrome y del síndrome a la enfermedad. La única diferencia estriba en que si el diagnóstico es de maltrato o de sospecha de maltrato, el profesional estará obligado a asegurar la protección del menor y a comunicarlo a las Autoridades judiciales. Como tal proceso de diagnóstico conlleva necesariamente un riesgo para el profesional derivado de los posibles errores que puedan cometerse, tanto cuando no se acierta diagnosticando algo que realmente ha ocurrido, como cuando se diagnostica algo que no tuvo lugar, sino que es consecuencia de hechos ajenos a un acto de violencia como puede ser una patología que sufre el menor que deje heridas similares a las que ocasiona la violencia. El error puede ser por defecto o por exceso. Incluso, este último supuesto es más frecuente de lo que pueda creerse, y ello, como consecuencia del fenómeno de la medicina defensiva que provoca que el profesional, ante el temor a ser demandado judicialmente, prefiere optar por considerar que el menor ha sido objeto de un acto de violencia, aun cuando los correspondientes signos sean poco expresivos y puedan enmarcarse en otro proceso clínico diferente. Tan importante es no etiquetar a unos padres inocentes como “maltratadores”, como el no diagnosticar los malos tratos cuando estos son una realidad. Los accidentes casuales en estas tempranas edades de la vida son frecuentes y es, por tanto, necesario hacer una cuidadosa evaluación de su etiología. El diagnóstico es muchas veces difícil, ya que los padres suelen tardar en llevar al niño al médico, y es característico que las consultas se hagan sucesivamente en centros distintos para no levantar sospechas. El diagnóstico de abuso infantil tiene, además, enormes implicaciones sociales, psicológicas y legales para las familias. Además, el proceso es en muchas ocasiones especialmente complejo porque el maltrato no es sólo físico, sino también psíquico y emocional, sin lesiones o secuelas físicas. Los medios de comunicación han incrementado, obviamente sin intención, los casos de sobrediagnóstico al dar a conocer a la opinión pública diferentes casos. Véase, el caso ocurrido este verano en Valladolid en el que una menor de cuatro años falleció en el Hospital Clínico de dicha ciudad tras ingresar en parada cardiorrespiratoria como consecuencia de los presuntos malos tratos que le habían sido afligidos por un miembro de su familia. Un ejemplo paradigmático de las dificultades que presenta el diagnóstico del maltrato infantil lo encontramos en el denominado síndrome del bebé zarandeado, cuyos signos (la denominada triada: hemorragia en las retinas de los ojos, sangrado bajo la materia dural del cerebro -hematoma subdural- e hinchazón cerebral, todo ello, en ausencia de un accidente reciente u otra explicación clara de las lesiones) pueden corresponderse con diferentes etiologías ajenas a un acto de violencia o, en ocasiones, con enfermedades de base no determinantes sino tan sólo facilitadoras de las lesiones. Puede afirmarse, por tanto, que tal diagnóstico no se encuentra al margen del incremento de la denominada medicina defensiva. Por ello, es importante desarrollar diferentes estrategias, algunas de las cuales ya están siendo implementadas por nuestros poderes públicos. En concreto, entendemos que revisten especial importancia tres: en primer lugar, la estrategia de formación de los profesionales no sólo en el correcto manejo clínico de estos casos, sino también en su adecuado manejo legal. Es importante formar a los profesionales con el fin de poder transmitirles tranquilidad a través de un correcto manejo ético-legal de estas complejas situaciones. En segundo lugar, la protocolización del proceso de prevención, diagnóstico e intervención es también una herramienta indispensable porque permite, a través de la medicina basada en la evidencia, orientar al profesional. Además, los protocolos cumplen una doble función de ayudar y también de formar. Junto a estas dos, pueden implementarse otras como serían las de promover sistemas de responsabilidad objetiva de manera que la reparación del posible daño sufrido por el menor o su familia como consecuencia del error no exigiera enjuiciar la conducta del profesional, o sistemas alternativos de resolución de conflictos como la mediación o el arbitraje. En relación a esta última propuesta, la aparición de figuras como la mediación en el campo de la responsabilidad sanitaria responde no sólo a la incapacidad de los mecanismos jurisdiccionales clásicos para resolver satisfactoriamente esta clase de conflictos, sino también al nulo aprendizaje, experiencia o políticas de prevención de riesgos y daños o mejoras de proceso. En definitiva, cualquier propuesta normativa que pretenda formularse o instarse en este complejo y difícil ámbito del maltrato infantil creemos que debe tener en cuenta el relevante papel que tienen atribuido los profesionales sanitarios y las consecuencias que la medicina defensiva y el temor a la reclamación judicial puede estar ocasionando en su conducta, porque, como conclusión, podría afirmarse que protegiendo a los profesionales sanitarios se acaba por proteger al propio menor, lo que es el objetivo fundamental.   Consulte el artículo en: Diario Médico https://www.diariomedico.com/autores/federico-de-montalvo/maltrado-infantil-y-medicina-defensiva-proteger-al-profesional-para-proteger-al-menor.html  
    826 Posted by medchannel
  • La detección y confirmación del maltrato infantil exige siempre un proceso clínico de diagnóstico, es decir, la participación de un profesional de la salud. Los objetivos de la intervención médica en los casos de maltrato infantil son:establecer el diagnóstico, o la sospecha diagnóstica, instaurar el tratamiento necesario y asegurar la protección del pequeño. El diagnóstico es, pues, un elemento sustancial del tratamiento integral del maltrato infantil. Junto a ello, podría añadirse la labor de prevención y detección precoz del riesgo que puede llevarse a cabo también desde los servicios de salud, especialmente, de Atención Primaria, por el directo contacto de los profesionales sanitarios con el menor a través de las consultas programadas durante la infancia y por su habitual contacto con la familia del menor. Cuando hablamos de violencia sobre el menor, hablamos, por tanto, de la necesidad de un diagnóstico clínico a partir de los signos y síntomas a través de los que suele expresarse tal violencia. Aunque el proceso de diagnóstico puede derivar de diferentes motivos, en todos los casos, los pasos a seguir serán los mismos que en cualquier acto médico (anamnesis, exploración física, exámenes complementarios y tratamiento). Debe sujetarse a la misma actividad intelectual ordenada que se da en cualquier diagnóstico de una enfermedad: del síntoma al signo, del signo al síndrome y del síndrome a la enfermedad. La única diferencia estriba en que si el diagnóstico es de maltrato o de sospecha de maltrato, el profesional estará obligado a asegurar la protección del menor y a comunicarlo a las Autoridades judiciales. Como tal proceso de diagnóstico conlleva necesariamente un riesgo para el profesional derivado de los posibles errores que puedan cometerse, tanto cuando no se acierta diagnosticando algo que realmente ha ocurrido, como cuando se diagnostica algo que no tuvo lugar, sino que es consecuencia de hechos ajenos a un acto de violencia como puede ser una patología que sufre el menor que deje heridas similares a las que ocasiona la violencia. El error puede ser por defecto o por exceso. Incluso, este último supuesto es más frecuente de lo que pueda creerse, y ello, como consecuencia del fenómeno de la medicina defensiva que provoca que el profesional, ante el temor a ser demandado judicialmente, prefiere optar por considerar que el menor ha sido objeto de un acto de violencia, aun cuando los correspondientes signos sean poco expresivos y puedan enmarcarse en otro proceso clínico diferente. Tan importante es no etiquetar a unos padres inocentes como “maltratadores”, como el no diagnosticar los malos tratos cuando estos son una realidad. Los accidentes casuales en estas tempranas edades de la vida son frecuentes y es, por tanto, necesario hacer una cuidadosa evaluación de su etiología. El diagnóstico es muchas veces difícil, ya que los padres suelen tardar en llevar al niño al médico, y es característico que las consultas se hagan sucesivamente en centros distintos para no levantar sospechas. El diagnóstico de abuso infantil tiene, además, enormes implicaciones sociales, psicológicas y legales para las familias. Además, el proceso es en muchas ocasiones especialmente complejo porque el maltrato no es sólo físico, sino también psíquico y emocional, sin lesiones o secuelas físicas. Los medios de comunicación han incrementado, obviamente sin intención, los casos de sobrediagnóstico al dar a conocer a la opinión pública diferentes casos. Véase, el caso ocurrido este verano en Valladolid en el que una menor de cuatro años falleció en el Hospital Clínico de dicha ciudad tras ingresar en parada cardiorrespiratoria como consecuencia de los presuntos malos tratos que le habían sido afligidos por un miembro de su familia. Un ejemplo paradigmático de las dificultades que presenta el diagnóstico del maltrato infantil lo encontramos en el denominado síndrome del bebé zarandeado, cuyos signos (la denominada triada: hemorragia en las retinas de los ojos, sangrado bajo la materia dural del cerebro -hematoma subdural- e hinchazón cerebral, todo ello, en ausencia de un accidente reciente u otra explicación clara de las lesiones) pueden corresponderse con diferentes etiologías ajenas a un acto de violencia o, en ocasiones, con enfermedades de base no determinantes sino tan sólo facilitadoras de las lesiones. Puede afirmarse, por tanto, que tal diagnóstico no se encuentra al margen del incremento de la denominada medicina defensiva. Por ello, es importante desarrollar diferentes estrategias, algunas de las cuales ya están siendo implementadas por nuestros poderes públicos. En concreto, entendemos que revisten especial importancia tres: en primer lugar, la estrategia de formación de los profesionales no sólo en el correcto manejo clínico de estos casos, sino también en su adecuado manejo legal. Es importante formar a los profesionales con el fin de poder transmitirles tranquilidad a través de un correcto manejo ético-legal de estas complejas situaciones. En segundo lugar, la protocolización del proceso de prevención, diagnóstico e intervención es también una herramienta indispensable porque permite, a través de la medicina basada en la evidencia, orientar al profesional. Además, los protocolos cumplen una doble función de ayudar y también de formar. Junto a estas dos, pueden implementarse otras como serían las de promover sistemas de responsabilidad objetiva de manera que la reparación del posible daño sufrido por el menor o su familia como consecuencia del error no exigiera enjuiciar la conducta del profesional, o sistemas alternativos de resolución de conflictos como la mediación o el arbitraje. En relación a esta última propuesta, la aparición de figuras como la mediación en el campo de la responsabilidad sanitaria responde no sólo a la incapacidad de los mecanismos jurisdiccionales clásicos para resolver satisfactoriamente esta clase de conflictos, sino también al nulo aprendizaje, experiencia o políticas de prevención de riesgos y daños o mejoras de proceso. En definitiva, cualquier propuesta normativa que pretenda formularse o instarse en este complejo y difícil ámbito del maltrato infantil creemos que debe tener en cuenta el relevante papel que tienen atribuido los profesionales sanitarios y las consecuencias que la medicina defensiva y el temor a la reclamación judicial puede estar ocasionando en su conducta, porque, como conclusión, podría afirmarse que protegiendo a los profesionales sanitarios se acaba por proteger al propio menor, lo que es el objetivo fundamental.   Consulte el artículo en: Diario Médico https://www.diariomedico.com/autores/federico-de-montalvo/maltrado-infantil-y-medicina-defensiva-proteger-al-profesional-para-proteger-al-menor.html  
    Nov 16, 2018 826
  • 16 Nov 2018
    Más de 3.000 niños mueren por día por complicaciones del nacimiento prematuro $250 millones para Programas de Investigación sobre Nacimientos Prematuros Serán Anunciados en el Día del Nacimiento Prematuro Por primera vez en la historia, las complicaciones del nacimiento prematuro superaron a todas las otras causas, siendo la principal causa de mortalidad infantil en el mundo. De las 6.3 millones muertes estimadas de niños menores de cinco años en 2013, las complicaciones del nacimiento prematuro representaron casi 1.1 millones de muertes, según nuevos hallazgos publicados recientemente en The Lancet por un equipo de investigación coordinado por el Dr. Robert Black, de la Escuela de Salud Pública Johns Hopkins Bloomberg, junto con la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Escuela de Higiene & Medicina Tropical de Londres. Específicamente, las complicaciones directas del nacimiento prematuro representaron 965.000 muertes durante los primeros 28 días de vida, con unas 125.000 muertes adicionales entre el primer mes y los cinco años. Otras causas principales de muertes de niños pequeños incluyen la neumonía, que mató a 935.000 niños menores de cinco años y complicaciones relacionadas con el nacimiento, que causaron 720.000 muertes (662.000 en el periodo neonatal, la mayoría en el primer día de vida, y 58.000 en el periodo post-neonatal). “Esto marca un cambio de rumbo, una transición de condiciones relacionadas a infecciones neonatales, especialmente aquellas relacionadas con los nacimientos prematuros, que requerirá enfoques médicos y de salud pública totalmente diferentes,” dice la Dra. Joy Lawn, de la Escuela de Higiene & Medicina Tropical de Londres, miembro del equipo de investigación y asesora de la organización Save the Children. “El éxito que hemos visto en la continua lucha contra las enfermedades infecciosas demuestra que también podemos tener éxito si invertimos en prevención y atención al nacimiento prematuro”. Innovadora investigación para descubrir por qué se producen los nacimientos prematuros está ya en marcha. Estos esfuerzos sin precedentes, respaldados por $250 millones de dólares en nuevos fondos, involucran a más de 200 investigadores y se esperan que identifiquen maneras de prevenir o aliviar este problema de salud mundial dentro de tres a cinco años, salvando incontables vidas de niños y niñas. Los países con el mayor número de muertes anuales de recién nacidos por complicaciones del nacimiento prematuros son: India (361.600), Nigeria (98.300), Pakistán (75.000), República 2 – Día Mundial del Nacimiento Prematuro Democrática del Congo (40.600), China (37.200), Bangladesh (26.100), Indonesia (25.800), Etiopía (24.400), Angola (15.900) y Kenia (13.300). Los 10 países con el porcentaje más alto de mortalidad infantil en niños menores de cinco años por complicaciones del nacimiento prematuro son: Macedonia, 51.0 por ciento; Eslovenia, 47.5 por ciento; Dinamarca, 43.0 por ciento; Serbia, 39.8 por ciento; el Reino Unido, 38.7 por ciento; Hungría, 37.4 por ciento; Eslovaquia, 34.9 por ciento; Polonia, 34.8 por ciento; República de Corea y Suiza, 32.7 por ciento. Todos estos porcentajes superan el promedio global de 17.4 por ciento de muertes en niños menores de cinco años, en parte debido al éxito en la reducción de enfermedades infecciosas. En total, unos 35,000 niños y niñas mueren cada año en América Latina por complicaciones del nacimiento prematuro. Brasil encabeza la lista de países con el mayor número de bebés que mueren por complicaciones del parto prematuro en la región, con 9.000 cada año, seguido por México (6.000), Colombia (3.500), Argentina (2.400), Venezuela (2.200), Perú (2.000), Guatemala (1.900), Bolivia (1.600), Ecuador (1.500) y Honduras (1.100). En América Latina, las tasas de mortalidad infantil en menores de cinco años por complicaciones del nacimiento prematuro son: Costa Rica y Chile, 27.2 y 27.1 por ciento, respectivamente; Argentina, 26.0 por ciento; Venezuela, 24.6 por ciento; Honduras y Paraguay, 24 y 23.9 por ciento, respectivamente; Colombia, 23.1 por ciento; Brasil, 21.9 por ciento; Nicaragua, 20.6 por ciento; Ecuador y Perú, 19.7 y 19.6 por ciento respectivamente; México, 18.5 por ciento; Uruguay, 17.6 por ciento; El Salvador, 17.5 por ciento; Panamá, 15.9 por ciento; Bolivia, 15.3 por ciento; y Guatemala, 12.6 por ciento.   Consulte el artículo en: UNICEF https://www.unicef.org/venezuela/spanish/Dia_Mundial_del_Nacimiento_Prematuro_CdP_Conjunto.pdf
    772 Posted by medchannel
  • Más de 3.000 niños mueren por día por complicaciones del nacimiento prematuro $250 millones para Programas de Investigación sobre Nacimientos Prematuros Serán Anunciados en el Día del Nacimiento Prematuro Por primera vez en la historia, las complicaciones del nacimiento prematuro superaron a todas las otras causas, siendo la principal causa de mortalidad infantil en el mundo. De las 6.3 millones muertes estimadas de niños menores de cinco años en 2013, las complicaciones del nacimiento prematuro representaron casi 1.1 millones de muertes, según nuevos hallazgos publicados recientemente en The Lancet por un equipo de investigación coordinado por el Dr. Robert Black, de la Escuela de Salud Pública Johns Hopkins Bloomberg, junto con la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Escuela de Higiene & Medicina Tropical de Londres. Específicamente, las complicaciones directas del nacimiento prematuro representaron 965.000 muertes durante los primeros 28 días de vida, con unas 125.000 muertes adicionales entre el primer mes y los cinco años. Otras causas principales de muertes de niños pequeños incluyen la neumonía, que mató a 935.000 niños menores de cinco años y complicaciones relacionadas con el nacimiento, que causaron 720.000 muertes (662.000 en el periodo neonatal, la mayoría en el primer día de vida, y 58.000 en el periodo post-neonatal). “Esto marca un cambio de rumbo, una transición de condiciones relacionadas a infecciones neonatales, especialmente aquellas relacionadas con los nacimientos prematuros, que requerirá enfoques médicos y de salud pública totalmente diferentes,” dice la Dra. Joy Lawn, de la Escuela de Higiene & Medicina Tropical de Londres, miembro del equipo de investigación y asesora de la organización Save the Children. “El éxito que hemos visto en la continua lucha contra las enfermedades infecciosas demuestra que también podemos tener éxito si invertimos en prevención y atención al nacimiento prematuro”. Innovadora investigación para descubrir por qué se producen los nacimientos prematuros está ya en marcha. Estos esfuerzos sin precedentes, respaldados por $250 millones de dólares en nuevos fondos, involucran a más de 200 investigadores y se esperan que identifiquen maneras de prevenir o aliviar este problema de salud mundial dentro de tres a cinco años, salvando incontables vidas de niños y niñas. Los países con el mayor número de muertes anuales de recién nacidos por complicaciones del nacimiento prematuros son: India (361.600), Nigeria (98.300), Pakistán (75.000), República 2 – Día Mundial del Nacimiento Prematuro Democrática del Congo (40.600), China (37.200), Bangladesh (26.100), Indonesia (25.800), Etiopía (24.400), Angola (15.900) y Kenia (13.300). Los 10 países con el porcentaje más alto de mortalidad infantil en niños menores de cinco años por complicaciones del nacimiento prematuro son: Macedonia, 51.0 por ciento; Eslovenia, 47.5 por ciento; Dinamarca, 43.0 por ciento; Serbia, 39.8 por ciento; el Reino Unido, 38.7 por ciento; Hungría, 37.4 por ciento; Eslovaquia, 34.9 por ciento; Polonia, 34.8 por ciento; República de Corea y Suiza, 32.7 por ciento. Todos estos porcentajes superan el promedio global de 17.4 por ciento de muertes en niños menores de cinco años, en parte debido al éxito en la reducción de enfermedades infecciosas. En total, unos 35,000 niños y niñas mueren cada año en América Latina por complicaciones del nacimiento prematuro. Brasil encabeza la lista de países con el mayor número de bebés que mueren por complicaciones del parto prematuro en la región, con 9.000 cada año, seguido por México (6.000), Colombia (3.500), Argentina (2.400), Venezuela (2.200), Perú (2.000), Guatemala (1.900), Bolivia (1.600), Ecuador (1.500) y Honduras (1.100). En América Latina, las tasas de mortalidad infantil en menores de cinco años por complicaciones del nacimiento prematuro son: Costa Rica y Chile, 27.2 y 27.1 por ciento, respectivamente; Argentina, 26.0 por ciento; Venezuela, 24.6 por ciento; Honduras y Paraguay, 24 y 23.9 por ciento, respectivamente; Colombia, 23.1 por ciento; Brasil, 21.9 por ciento; Nicaragua, 20.6 por ciento; Ecuador y Perú, 19.7 y 19.6 por ciento respectivamente; México, 18.5 por ciento; Uruguay, 17.6 por ciento; El Salvador, 17.5 por ciento; Panamá, 15.9 por ciento; Bolivia, 15.3 por ciento; y Guatemala, 12.6 por ciento.   Consulte el artículo en: UNICEF https://www.unicef.org/venezuela/spanish/Dia_Mundial_del_Nacimiento_Prematuro_CdP_Conjunto.pdf
    Nov 16, 2018 772
  • 20 Jul 2018
    La dermatitis del pañal (salpullido del pañal) es un problema en la piel causado por la exposición prolongada de la piel a la humedad, por la fricción con el material del pañal y por el contacto con las sustancias químicas de la orina y de las heces. La piel podría verse enrojecida, en carne viva, irritada o ardida.   Si bien existen complicaciones que deben ser tratadas por un médico, también durante las consultas de rutina es recomendable dar consejos para evitar este problema que es muy molesto mara los infantes.   Cualquier consejo en general debe ir encaminado a promover hábitos de higiene y mantener la piel de los niños en la medida de lo posible seca por más tiempo. A continuación enlistamos algunos consejos que puede dar en consulta para evitar que la dermatitis del pañal llegue a sus pacientes:   1. Cambiar los pañales sucios o húmedos tan pronto sea posible y limpiar bien la zona.   2. Ocasionalmente, asear con agua tibia la piel del bebé. No es recomendable solo limitar la limpieza con toallas húmedas.   3. Dejar que la piel del bebé se seque completamente antes de colocarle otro pañal.   4. El secado se debe realizar con un paño suave y evitar frotar con firmeza para prevenir irritación.   5. No colocar el pañal muy ajustado.   6. Recomiende el cambio de pañal cada 2 horas y posterior a cada movimiento de vientre.   7. Vigilar si es factible utilizar una crema o ungüento en cada cambio de pañal, algunos bebés lo requieren pero no es una regla general.   8. Recomiende que estos consejos se hagan extensivos a toda persona encargada del cuidado del bebé.   Recuerde que las mejores medidas contra las enfermedades son las preventivas. Dar un par de consejos a los padres durante las consultas de rutina será de gran ayuda para evitar complicaciones.   FUENTES:   https://kidshealth.org/es/parents/diaper-rash-esp.html  
    1104 Posted by Pediatría Mentor
  • La dermatitis del pañal (salpullido del pañal) es un problema en la piel causado por la exposición prolongada de la piel a la humedad, por la fricción con el material del pañal y por el contacto con las sustancias químicas de la orina y de las heces. La piel podría verse enrojecida, en carne viva, irritada o ardida.   Si bien existen complicaciones que deben ser tratadas por un médico, también durante las consultas de rutina es recomendable dar consejos para evitar este problema que es muy molesto mara los infantes.   Cualquier consejo en general debe ir encaminado a promover hábitos de higiene y mantener la piel de los niños en la medida de lo posible seca por más tiempo. A continuación enlistamos algunos consejos que puede dar en consulta para evitar que la dermatitis del pañal llegue a sus pacientes:   1. Cambiar los pañales sucios o húmedos tan pronto sea posible y limpiar bien la zona.   2. Ocasionalmente, asear con agua tibia la piel del bebé. No es recomendable solo limitar la limpieza con toallas húmedas.   3. Dejar que la piel del bebé se seque completamente antes de colocarle otro pañal.   4. El secado se debe realizar con un paño suave y evitar frotar con firmeza para prevenir irritación.   5. No colocar el pañal muy ajustado.   6. Recomiende el cambio de pañal cada 2 horas y posterior a cada movimiento de vientre.   7. Vigilar si es factible utilizar una crema o ungüento en cada cambio de pañal, algunos bebés lo requieren pero no es una regla general.   8. Recomiende que estos consejos se hagan extensivos a toda persona encargada del cuidado del bebé.   Recuerde que las mejores medidas contra las enfermedades son las preventivas. Dar un par de consejos a los padres durante las consultas de rutina será de gran ayuda para evitar complicaciones.   FUENTES:   https://kidshealth.org/es/parents/diaper-rash-esp.html  
    Jul 20, 2018 1104
  • 30 Oct 2017
    Antecedentes. La adecuada nutrición infantil promueve el crecimiento saludable y el desarrollo y reduce el riesgo de enfermedad más adelante. Métodos. Esta revisión se basa en artículo pertinentes localizados por una búsqueda selectiva, incluyendo guías, meta-análisis y revisiones sistemáticas. Resultados. Los bebés deberían alimentarse exclusivamente al seno materno por al menos 4 meses. Los infantes que no son alimentados al seno materno después de los 4 meses o no exclusivamente con él, deben recibir fórmula infantil baja en proteínas obtenida comercialmente que contenga ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga. Los infantes con una historia familiar de alergia deberían alimentarse con fórmula infantil basada en proteínas hidrolizada hasta que se inicie la alimentación complementaria. La alimentación complementaria debería iniciarse no antes del inicio del quinto mes y no después del inicio del séptimo. Debería incluir hierro derivado de carne, así como pescado una o do veces a la semana. El inicio tardío de la alimentación complementaria se asocia con un incremento en el riesgo de alergias y no se recomienda. La leche de vaca no debería administrarse durante el primer año de vida. Todos los niños deberían recibir 2 mg de vitamina K al nacimiento, a los 7-10 días y a las 4-6 semanas, así como suplemento oral diario de vitamina D (400-500 IE) y fluoruro (0.25 mg). Conclusión. Los médicos deben aconsejar a la familia acerca de la nutrición infantil saludable.   Fuente: Prell C, Koletzko B. Breastfeeding and complementary feeding. Dtsch Arztebl Int 2016;113:435-44. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/27397020   ¿Quiere conocer más sobre este y otros temas de interés? Le invitamos a conocer nuestro curso Leche y productos lácteos  en donde encontrará ponencias de expertos hablando sobre mitos y realidades que existen alrededor de este tema. Si está intresado en cursos similiares de clic aquí donde puede encontrar contenido gratuito y de pago.   Todos los derechos reservados. Esta obra está protegida por las leyes de copyright y tratados internacionales.
    963 Posted by Pediatría Mentor
  • Antecedentes. La adecuada nutrición infantil promueve el crecimiento saludable y el desarrollo y reduce el riesgo de enfermedad más adelante. Métodos. Esta revisión se basa en artículo pertinentes localizados por una búsqueda selectiva, incluyendo guías, meta-análisis y revisiones sistemáticas. Resultados. Los bebés deberían alimentarse exclusivamente al seno materno por al menos 4 meses. Los infantes que no son alimentados al seno materno después de los 4 meses o no exclusivamente con él, deben recibir fórmula infantil baja en proteínas obtenida comercialmente que contenga ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga. Los infantes con una historia familiar de alergia deberían alimentarse con fórmula infantil basada en proteínas hidrolizada hasta que se inicie la alimentación complementaria. La alimentación complementaria debería iniciarse no antes del inicio del quinto mes y no después del inicio del séptimo. Debería incluir hierro derivado de carne, así como pescado una o do veces a la semana. El inicio tardío de la alimentación complementaria se asocia con un incremento en el riesgo de alergias y no se recomienda. La leche de vaca no debería administrarse durante el primer año de vida. Todos los niños deberían recibir 2 mg de vitamina K al nacimiento, a los 7-10 días y a las 4-6 semanas, así como suplemento oral diario de vitamina D (400-500 IE) y fluoruro (0.25 mg). Conclusión. Los médicos deben aconsejar a la familia acerca de la nutrición infantil saludable.   Fuente: Prell C, Koletzko B. Breastfeeding and complementary feeding. Dtsch Arztebl Int 2016;113:435-44. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/27397020   ¿Quiere conocer más sobre este y otros temas de interés? Le invitamos a conocer nuestro curso Leche y productos lácteos  en donde encontrará ponencias de expertos hablando sobre mitos y realidades que existen alrededor de este tema. Si está intresado en cursos similiares de clic aquí donde puede encontrar contenido gratuito y de pago.   Todos los derechos reservados. Esta obra está protegida por las leyes de copyright y tratados internacionales.
    Oct 30, 2017 963