View By Date

Statistics

  • 369
    Blogs
  • 21
    Active Bloggers
13 blogs
  • 02 Jul 2019
    Desde hace dos años se difundió información sobre el grave problema de fatiga por estrés laboral, situación que afecta a 3 de cada 4 mexicanos. Lo grave es que esta cifra se mantuvo según datos revelados este año. Según especialistas el estrés laboral se deriva de un ambiente laboral no sano ni armónico, aunque también factores como el hecho de que el empleo conseguido sea el único que se puede obtener y no precisamente el deseado, induce a que se agrave este problema.   El problema por lo regular no es aceptado por los superiores o jefes, poco hacen ellos por generar otro ambiente con dinámicas distintas, de su desconocimiento es que el estrés laboral es altamente contagioso. La realización personal queda en segundo término en la mayoría de las ocasiones donde se presenta este problema, el trabajo se centra en cumplir con un objetivo económico y ello nos lleva a un desencadenante poco favorable. Estudios han demostrado que los ambientes sanos y armónicos aumentan la productividad del trabajador, generan un compromiso mayor con la empresa y acciones de iniciativa propia, por ello el hecho de generar un buen ambiente debería ser un tópico central en las empresas. No existe un tipo de trabajo que se defina como el detonante del estrés laboral, hay personas que generaran este problema en una oficina de 100 empleados o existirá quién lo experimente en un ambiente de socialización muy reducido. Pero el problema puede detonar enfermedades como la hipertensión, enfermedades cardíacas y problemas neuronales.   Es muy complicado que el estrés sea reconocido como una enfermedad laboral, pero si en el consultorio se llegan a identificar signos de este problema lo mejor es brindar consejería al paciente o referir con el especialista.   Las recomendaciones básicas son el pedir que el paciente identifique si existen malestares o síntomas derivados el estrs es necearioprimer lugar. aciente identifique si existen malestares o smejor es brindar consejerente deberiente és laboral en primer lugar. Después es necesario pedir que de ser posible genere oportunidades para descansar y por otro lado ejercitarse.   Recomendaciones como la organización y la vida social son muy productivas también, ayudemos a evitar que este problema crezca aún más y ayudemos a nuestros pacientes.   FUENTES:   https://www.forbes.com.mx/mexicanos-los-mas-estresados-del-mundo-por-su-trabajo/   https://www.elsoldetoluca.com.mx/local/tres-de-cada-cuatro-mexicanos-padece-fatiga-por-estres-laboral-3043568.html
    1257 Posted by medchannel
  • Desde hace dos años se difundió información sobre el grave problema de fatiga por estrés laboral, situación que afecta a 3 de cada 4 mexicanos. Lo grave es que esta cifra se mantuvo según datos revelados este año. Según especialistas el estrés laboral se deriva de un ambiente laboral no sano ni armónico, aunque también factores como el hecho de que el empleo conseguido sea el único que se puede obtener y no precisamente el deseado, induce a que se agrave este problema.   El problema por lo regular no es aceptado por los superiores o jefes, poco hacen ellos por generar otro ambiente con dinámicas distintas, de su desconocimiento es que el estrés laboral es altamente contagioso. La realización personal queda en segundo término en la mayoría de las ocasiones donde se presenta este problema, el trabajo se centra en cumplir con un objetivo económico y ello nos lleva a un desencadenante poco favorable. Estudios han demostrado que los ambientes sanos y armónicos aumentan la productividad del trabajador, generan un compromiso mayor con la empresa y acciones de iniciativa propia, por ello el hecho de generar un buen ambiente debería ser un tópico central en las empresas. No existe un tipo de trabajo que se defina como el detonante del estrés laboral, hay personas que generaran este problema en una oficina de 100 empleados o existirá quién lo experimente en un ambiente de socialización muy reducido. Pero el problema puede detonar enfermedades como la hipertensión, enfermedades cardíacas y problemas neuronales.   Es muy complicado que el estrés sea reconocido como una enfermedad laboral, pero si en el consultorio se llegan a identificar signos de este problema lo mejor es brindar consejería al paciente o referir con el especialista.   Las recomendaciones básicas son el pedir que el paciente identifique si existen malestares o síntomas derivados el estrs es necearioprimer lugar. aciente identifique si existen malestares o smejor es brindar consejerente deberiente és laboral en primer lugar. Después es necesario pedir que de ser posible genere oportunidades para descansar y por otro lado ejercitarse.   Recomendaciones como la organización y la vida social son muy productivas también, ayudemos a evitar que este problema crezca aún más y ayudemos a nuestros pacientes.   FUENTES:   https://www.forbes.com.mx/mexicanos-los-mas-estresados-del-mundo-por-su-trabajo/   https://www.elsoldetoluca.com.mx/local/tres-de-cada-cuatro-mexicanos-padece-fatiga-por-estres-laboral-3043568.html
    Jul 02, 2019 1257
  • 04 Mar 2019
    Las personas con trastorno de ansiedad social (TAS) o trastorno de ansiedad generalizada (TAG) están en riesgo de no utilizar un tratamiento en salud mental. Se han examinado las barreras de acceso a algún tipo de intervención, y el estudio citado recolectó una muestra de adultos con TAS o TAG clínicamente significativos, con un total de 226, los cuales no buscaban manejo alguno, siendo sometidos a una entrevista diagnóstica semiestructurada, así como a una evaluación clínica de la gravedad de los síntomas. Los participantes completaron un auto-reporte de medición de las barreras al tratamiento. Se examinaron las asociaciones individuales y combinadas de variables demográficas y de gravedad de los síntomas con el número de limitantes percibidas para el acceso a intervenciones. Las personas con TAG o TAS aprobaron un número similar de barreras generales para el tratamiento: La vergüenza y el estigma fueron los obstáculos citados más altos, seguidos por las barreras logísticas y financieras. Ambos grupos también respaldaron, en una tasa significativamente elevada, no saber dónde buscar algún tipo de manejo. Las personas con mayor gravedad de los síntomas informaron aún más obstáculos para el tratamiento. Las minorías raciales y étnicas reportaron también un nivel mayor de limitantes, incluso después de controlar la gravedad de los síntomas. Entre las personas con TAG o TAS, se necesita una mayor educación e iniciativas de divulgación culturalmente sensibles para reducir las restricciones de acceso al tratamiento en salud mental, especialmente en aquellas poblaciones vulnerables o que se consideren de mayor riesgo, considerando sus características sociodemográficas.     Goetter EM et al. Psychol Serv. 2018 Aug 2. doi: 10.1037/ser0000254. [Epub ahead of print]. http://psycnet.apa.org/doiLanding?doi=10.1037%2Fser0000254
    6910 Posted by medchannel
  • Las personas con trastorno de ansiedad social (TAS) o trastorno de ansiedad generalizada (TAG) están en riesgo de no utilizar un tratamiento en salud mental. Se han examinado las barreras de acceso a algún tipo de intervención, y el estudio citado recolectó una muestra de adultos con TAS o TAG clínicamente significativos, con un total de 226, los cuales no buscaban manejo alguno, siendo sometidos a una entrevista diagnóstica semiestructurada, así como a una evaluación clínica de la gravedad de los síntomas. Los participantes completaron un auto-reporte de medición de las barreras al tratamiento. Se examinaron las asociaciones individuales y combinadas de variables demográficas y de gravedad de los síntomas con el número de limitantes percibidas para el acceso a intervenciones. Las personas con TAG o TAS aprobaron un número similar de barreras generales para el tratamiento: La vergüenza y el estigma fueron los obstáculos citados más altos, seguidos por las barreras logísticas y financieras. Ambos grupos también respaldaron, en una tasa significativamente elevada, no saber dónde buscar algún tipo de manejo. Las personas con mayor gravedad de los síntomas informaron aún más obstáculos para el tratamiento. Las minorías raciales y étnicas reportaron también un nivel mayor de limitantes, incluso después de controlar la gravedad de los síntomas. Entre las personas con TAG o TAS, se necesita una mayor educación e iniciativas de divulgación culturalmente sensibles para reducir las restricciones de acceso al tratamiento en salud mental, especialmente en aquellas poblaciones vulnerables o que se consideren de mayor riesgo, considerando sus características sociodemográficas.     Goetter EM et al. Psychol Serv. 2018 Aug 2. doi: 10.1037/ser0000254. [Epub ahead of print]. http://psycnet.apa.org/doiLanding?doi=10.1037%2Fser0000254
    Mar 04, 2019 6910
  • 21 Jan 2019
    En un estudio retrospectivo que incluyó los registros de 2007 a 2016 de las bases de datos de investigación de IBM MarketScan, se realizó un seguimiento del uso de la farmacoterapia y la psicoterapia en una población de 24,579 pacientes con el diagnóstico de trastorno depresivo mayor. Se utilizaron análisis de variables univariadas y múltiples para identificar los determinantes de la adherencia al uso de antidepresivos (proporción de días cubiertos ≥.8) y la psicoterapia intensiva al inicio del tratamiento (al menos cuatro visitas de psicoterapia en las primeras 4 semanas después de iniciada). Se encontró que en los 12 meses posteriores al diagnóstico de trastorno depresivo mayor, la mayoría de los individuos recibió farmacoterapia o psicoterapia (94,7%) y la terapia unimodal fue más común (58,5%) que la terapia bimodal (36,2%). Cuando se iniciaron los antidepresivos (N = 13,524), el 41,7% y el 32,0% de los pacientes se adhirieron a las fases aguda y de continuación, respectivamente. Las dosis iniciales de antidepresivos estuvieron fuera de las recomendaciones de guías para el 34,5% de los pacientes que recibieron dicha prescripción. Cuando se inició la psicoterapia, la mediana del número de visitas en el año posterior al diagnóstico de un paciente fue de siete. La mayoría de los pacientes (54,7%) no continuaron recibiendo tratamiento antidepresivo o psicoterapia después del 5to mes de su diagnóstico. Un tiempo más corto desde el diagnóstico hasta el inicio de tratamiento y un menor porcentaje de costo de tratamiento pagado por el paciente se asociaron con una mayor adherencia a los antidepresivos y el uso intensivo de psicoterapia. De este modo los autores concluyen que los hallazgos indican que no se siguen las recomendaciones de las pautas de manejo para una gran proporción de pacientes con trastorno depresivo mayor y que se necesita una mejora en múltiples áreas para optimizar el tratamiento eficaz.   Gaspar FW et al. Psychiatr Serv. 2019 Jan 11:appips201800275. doi: 10.1176/appi.ps.201800275. [Epub ahead of print] Determinantes y tasas de tratamiento en TDM. https://ps.psychiatryonline.org/doi/abs/10.1176/appi.ps.201800275?rfr_dat=cr_pub%3Dpubmed&url_ver=Z39.88-2003&rfr_id=ori%3Arid%3Acrossref.org&journalCode=ps    
    8488 Posted by medchannel
  • En un estudio retrospectivo que incluyó los registros de 2007 a 2016 de las bases de datos de investigación de IBM MarketScan, se realizó un seguimiento del uso de la farmacoterapia y la psicoterapia en una población de 24,579 pacientes con el diagnóstico de trastorno depresivo mayor. Se utilizaron análisis de variables univariadas y múltiples para identificar los determinantes de la adherencia al uso de antidepresivos (proporción de días cubiertos ≥.8) y la psicoterapia intensiva al inicio del tratamiento (al menos cuatro visitas de psicoterapia en las primeras 4 semanas después de iniciada). Se encontró que en los 12 meses posteriores al diagnóstico de trastorno depresivo mayor, la mayoría de los individuos recibió farmacoterapia o psicoterapia (94,7%) y la terapia unimodal fue más común (58,5%) que la terapia bimodal (36,2%). Cuando se iniciaron los antidepresivos (N = 13,524), el 41,7% y el 32,0% de los pacientes se adhirieron a las fases aguda y de continuación, respectivamente. Las dosis iniciales de antidepresivos estuvieron fuera de las recomendaciones de guías para el 34,5% de los pacientes que recibieron dicha prescripción. Cuando se inició la psicoterapia, la mediana del número de visitas en el año posterior al diagnóstico de un paciente fue de siete. La mayoría de los pacientes (54,7%) no continuaron recibiendo tratamiento antidepresivo o psicoterapia después del 5to mes de su diagnóstico. Un tiempo más corto desde el diagnóstico hasta el inicio de tratamiento y un menor porcentaje de costo de tratamiento pagado por el paciente se asociaron con una mayor adherencia a los antidepresivos y el uso intensivo de psicoterapia. De este modo los autores concluyen que los hallazgos indican que no se siguen las recomendaciones de las pautas de manejo para una gran proporción de pacientes con trastorno depresivo mayor y que se necesita una mejora en múltiples áreas para optimizar el tratamiento eficaz.   Gaspar FW et al. Psychiatr Serv. 2019 Jan 11:appips201800275. doi: 10.1176/appi.ps.201800275. [Epub ahead of print] Determinantes y tasas de tratamiento en TDM. https://ps.psychiatryonline.org/doi/abs/10.1176/appi.ps.201800275?rfr_dat=cr_pub%3Dpubmed&url_ver=Z39.88-2003&rfr_id=ori%3Arid%3Acrossref.org&journalCode=ps    
    Jan 21, 2019 8488
  • 28 Dec 2018
    Las alteraciones del estado de ánimo durante las festividades del final de cada año ya no son un secreto para la psiquiatría contemporánea, pero más allá de las múltiples causas biopsicosociales postuladas desde todos los ámbitos de la neurociencia y la psicología, una de las discrepancias que parece generar una brecha de cada vez mayor amplitud es la del suicidio. Justamente las explicaciones que han arrojado luz sobre este fenómeno psicopatológico son las que nos harían suponer que los actos autolesivos se incrementan en estas fechas, pero las publicaciones científicas no han podido arrojar resultados replicables al respecto, y así como muchas de ellas muestran un índice variable de aumento, hay otros estudios en los que incluso se concluye que el día de navidad es el de menos intentos y/o suicidios consumados; para otros las variables dependen de la cultura y la influencia de los factores ambientales, con una tendencia a que noche buena sea la menos violenta en comparación con el resto del año, y en especial, con la noche de año nuevo. ¿Usted qué opina, qué ha visto en su práctica clínica? ¿Qué tan aplicables son estos estudios para nuestra población? Artículos de discusión: Emma Barker et al. Suicide around public holidays. Australasian Psychiatry 2014, Vol 22(2) 122–126. Link: http://journals.sagepub.com/doi/abs/10.1177/1039856213519293   Martin Ploderl et al. Nothing like Christmas—suicides during Christmas and other holidays in Austria. European Journal of Public Health, Vol. 25, No. 3, 410–413. Link: https://academic.oup.com/eurpub/article/25/3/410/2398985   Gergö Hadlaczky, Sebastian Hökby, Increased suicides during new year, but not during Christmas in Sweden: analysis of cause of death data 2006–2015. Nordic Journal of Psychiatry. Volume 72, 2018, Issue 1. Link: http://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/08039488.2017.1378716
    824 Posted by medchannel
  • Las alteraciones del estado de ánimo durante las festividades del final de cada año ya no son un secreto para la psiquiatría contemporánea, pero más allá de las múltiples causas biopsicosociales postuladas desde todos los ámbitos de la neurociencia y la psicología, una de las discrepancias que parece generar una brecha de cada vez mayor amplitud es la del suicidio. Justamente las explicaciones que han arrojado luz sobre este fenómeno psicopatológico son las que nos harían suponer que los actos autolesivos se incrementan en estas fechas, pero las publicaciones científicas no han podido arrojar resultados replicables al respecto, y así como muchas de ellas muestran un índice variable de aumento, hay otros estudios en los que incluso se concluye que el día de navidad es el de menos intentos y/o suicidios consumados; para otros las variables dependen de la cultura y la influencia de los factores ambientales, con una tendencia a que noche buena sea la menos violenta en comparación con el resto del año, y en especial, con la noche de año nuevo. ¿Usted qué opina, qué ha visto en su práctica clínica? ¿Qué tan aplicables son estos estudios para nuestra población? Artículos de discusión: Emma Barker et al. Suicide around public holidays. Australasian Psychiatry 2014, Vol 22(2) 122–126. Link: http://journals.sagepub.com/doi/abs/10.1177/1039856213519293   Martin Ploderl et al. Nothing like Christmas—suicides during Christmas and other holidays in Austria. European Journal of Public Health, Vol. 25, No. 3, 410–413. Link: https://academic.oup.com/eurpub/article/25/3/410/2398985   Gergö Hadlaczky, Sebastian Hökby, Increased suicides during new year, but not during Christmas in Sweden: analysis of cause of death data 2006–2015. Nordic Journal of Psychiatry. Volume 72, 2018, Issue 1. Link: http://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/08039488.2017.1378716
    Dec 28, 2018 824
  • 07 Nov 2018
    Una publicación del Journal of Clinical Psychiatry indicó que la terapia de privación del sueño da como resultado una breve y veloz reducción en los síntomas de depresión. El siguiente reto es cómo sostener la duración de este efecto mostrado en la mitad de los pacientes con dicho trastorno, en los que se realizó el estudio.  A pesar de ser el primer análisis cuantitativo de este enfoque terapéutico en 10 años, por mucho tiempo se han explorado los posibles efectos antidepresivos de la privación del sueño. El último análisis cuantitativo de la investigación sobre sus efectos antidepresivos data de 1990. Desde entonces, hay publicados cerca de 75 estudios en los que se evalúa la privación del sueño como tratamiento, con una amplia variación en los diseños de estudio y las poblaciones de pacientes. Para analizar con más detalle la evidencia desde el último análisis, los investigadores llevaron a cabo un metanálisis cuantitativo de 66 estudios que cumplieron los criterios de inclusión. De acuerdo con hallazgos previos, los resultados generales demostraron que aproximadamente 50% de los 1.593 participantes con depresión mostraron una respuesta afectiva positiva durante un periodo de tratamiento de 36 horas. La tasa de respuesta fue de 45% entre 141 participantes en estudios aleatorizados controlados. A pesar de estos resultados, el estudio demostró que la mejora se perdía en la noche siguiente teniendo recaídas el 80% de los pacientes. Lo que dio como necesidad un planteamiento de terapia combinada.   FUENTES: La privación de sueño es un tratamiento rápido y eficaz para la depresión - Medscape - 5 de oct de 2017.  
    1106 Posted by medchannel
  • Una publicación del Journal of Clinical Psychiatry indicó que la terapia de privación del sueño da como resultado una breve y veloz reducción en los síntomas de depresión. El siguiente reto es cómo sostener la duración de este efecto mostrado en la mitad de los pacientes con dicho trastorno, en los que se realizó el estudio.  A pesar de ser el primer análisis cuantitativo de este enfoque terapéutico en 10 años, por mucho tiempo se han explorado los posibles efectos antidepresivos de la privación del sueño. El último análisis cuantitativo de la investigación sobre sus efectos antidepresivos data de 1990. Desde entonces, hay publicados cerca de 75 estudios en los que se evalúa la privación del sueño como tratamiento, con una amplia variación en los diseños de estudio y las poblaciones de pacientes. Para analizar con más detalle la evidencia desde el último análisis, los investigadores llevaron a cabo un metanálisis cuantitativo de 66 estudios que cumplieron los criterios de inclusión. De acuerdo con hallazgos previos, los resultados generales demostraron que aproximadamente 50% de los 1.593 participantes con depresión mostraron una respuesta afectiva positiva durante un periodo de tratamiento de 36 horas. La tasa de respuesta fue de 45% entre 141 participantes en estudios aleatorizados controlados. A pesar de estos resultados, el estudio demostró que la mejora se perdía en la noche siguiente teniendo recaídas el 80% de los pacientes. Lo que dio como necesidad un planteamiento de terapia combinada.   FUENTES: La privación de sueño es un tratamiento rápido y eficaz para la depresión - Medscape - 5 de oct de 2017.  
    Nov 07, 2018 1106
  • 09 Oct 2018
    Si bien se ha demostrado que las creencias disfuncionales del sueño pueden contribuir a los trastornos del sueño, se sabe menos acerca de esto en pacientes psiquiátricos y el papel que desempeñan estas creencias para influir en el sueño. En este estudio se examina la cognición del sueño maladaptativo entre pacientes psiquiátricos y se evalúa su asociación con el insomnio. Para ello se reclutaron como participantes pacientes ambulatorios (n = 400) de un hospital psiquiátrico terciario. La escala de creencias y actitudes disfuncionales acerca del sueño (Dysfunctional Beliefs and Attitudes about Sleep (DBAS-16) se llevó a cabo con la intención examinar las cogniciones relacionadas con el sueño en diferentes dominios. El insomnio clínico se evaluó mediante el Índice de Severidad del Insomnio. De esta manera se encontró que entre los pacientes psiquiátricos, los factores asociados con los dominios DBAS fueron la etnia, el nivel educativo, la comorbilidad psiquiátrica y el consumo de medicación para dormir. Las creencias de sueño disfuncional más altas se asociaron con el insomnio. La asociación fue particularmente prominente en el grupo de diagnóstico de los trastornos del estado de ánimo.   CONCLUSIONES: Las creencias disfuncionales del sueño se asociaron con insomnio en pacientes psiquiátricos. Abordar estas cogniciones maladaptativas es fundamental para aliviar los problemas del sueño en pacientes psiquiátricos.   Fuente: Chang S et al. J Ment Health. 2018 Apr 28:1-7. doi: 10.1080/09638237.2018.1466046. [Epub ahead of print] Creencias y actitudes frente al sueño y la asociación con el insomnio entre pacientes psiquiátricos. https://www.tandfonline.com/doi/full/10.1080/09638237.2018.1466046
    1152 Posted by medchannel
  • Si bien se ha demostrado que las creencias disfuncionales del sueño pueden contribuir a los trastornos del sueño, se sabe menos acerca de esto en pacientes psiquiátricos y el papel que desempeñan estas creencias para influir en el sueño. En este estudio se examina la cognición del sueño maladaptativo entre pacientes psiquiátricos y se evalúa su asociación con el insomnio. Para ello se reclutaron como participantes pacientes ambulatorios (n = 400) de un hospital psiquiátrico terciario. La escala de creencias y actitudes disfuncionales acerca del sueño (Dysfunctional Beliefs and Attitudes about Sleep (DBAS-16) se llevó a cabo con la intención examinar las cogniciones relacionadas con el sueño en diferentes dominios. El insomnio clínico se evaluó mediante el Índice de Severidad del Insomnio. De esta manera se encontró que entre los pacientes psiquiátricos, los factores asociados con los dominios DBAS fueron la etnia, el nivel educativo, la comorbilidad psiquiátrica y el consumo de medicación para dormir. Las creencias de sueño disfuncional más altas se asociaron con el insomnio. La asociación fue particularmente prominente en el grupo de diagnóstico de los trastornos del estado de ánimo.   CONCLUSIONES: Las creencias disfuncionales del sueño se asociaron con insomnio en pacientes psiquiátricos. Abordar estas cogniciones maladaptativas es fundamental para aliviar los problemas del sueño en pacientes psiquiátricos.   Fuente: Chang S et al. J Ment Health. 2018 Apr 28:1-7. doi: 10.1080/09638237.2018.1466046. [Epub ahead of print] Creencias y actitudes frente al sueño y la asociación con el insomnio entre pacientes psiquiátricos. https://www.tandfonline.com/doi/full/10.1080/09638237.2018.1466046
    Oct 09, 2018 1152
  • 25 Sep 2018
    ¿Las demandas de energía son demasiado altas, nuestros recursos energéticos son demasiado bajos, o inapropiadamente priorizados, a medida que desarrollamos estrés y/o depresión? Se revisó la evidencia de la desregulación de la energía celular homeostática, así como el agotamiento de energía en el estrés y depresión; identificando los factores que podrían limitar la disponibilidad del sustrato energético. El restablecimiento de los sensores de energía celular, la hipoxia esplácnica y los efectos de las catecolaminas sobre la viscosidad sanguínea, surgen como mecanismos que pueden alterar la homeostasis energética normal, acelerar la lesión celular y causar síntomas similares a la depresión en casos de estrés severo o prolongado. En particular, surge un círculo vicioso de disfunción capilar, hipoxia celular e inflamación, que constituye un mecanismo por el cual el estrés prolongado puede acelerar el desarrollo de enfermedades, incluida la depresión, en etapas avanzadas de la vida. El oxígeno es un sustrato para la síntesis de serotonina y ATP, por lo que se ha analizado la evidencia de la disponibilidad reducida de oxígeno en enfermedades neurológicas con alta incidencia de depresión. El suministro de sangre y la disponibilidad de oxígeno también son claves para la inferencia de la actividad neuronal en estudios de neuroimagen funcional. En este estudio, se discute cómo los neurotransmisores interfieren con la regulación del flujo sanguíneo, afectan las interpretaciones de los estudios de neuroimagen en el estrés y la depresión. Fuente: Østergaard L et al. Neurosci Biobehav Rev. 2018 Aug 23. pii: S0149-7634(18)30081-2. doi: 10.1016/j.neubiorev.2018.08.007. [Epub ahead of print] Baja energía: La perspectiva de la depresión y el estrés. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0149763418300812?via%3Dihub  
    9022 Posted by medchannel
  • ¿Las demandas de energía son demasiado altas, nuestros recursos energéticos son demasiado bajos, o inapropiadamente priorizados, a medida que desarrollamos estrés y/o depresión? Se revisó la evidencia de la desregulación de la energía celular homeostática, así como el agotamiento de energía en el estrés y depresión; identificando los factores que podrían limitar la disponibilidad del sustrato energético. El restablecimiento de los sensores de energía celular, la hipoxia esplácnica y los efectos de las catecolaminas sobre la viscosidad sanguínea, surgen como mecanismos que pueden alterar la homeostasis energética normal, acelerar la lesión celular y causar síntomas similares a la depresión en casos de estrés severo o prolongado. En particular, surge un círculo vicioso de disfunción capilar, hipoxia celular e inflamación, que constituye un mecanismo por el cual el estrés prolongado puede acelerar el desarrollo de enfermedades, incluida la depresión, en etapas avanzadas de la vida. El oxígeno es un sustrato para la síntesis de serotonina y ATP, por lo que se ha analizado la evidencia de la disponibilidad reducida de oxígeno en enfermedades neurológicas con alta incidencia de depresión. El suministro de sangre y la disponibilidad de oxígeno también son claves para la inferencia de la actividad neuronal en estudios de neuroimagen funcional. En este estudio, se discute cómo los neurotransmisores interfieren con la regulación del flujo sanguíneo, afectan las interpretaciones de los estudios de neuroimagen en el estrés y la depresión. Fuente: Østergaard L et al. Neurosci Biobehav Rev. 2018 Aug 23. pii: S0149-7634(18)30081-2. doi: 10.1016/j.neubiorev.2018.08.007. [Epub ahead of print] Baja energía: La perspectiva de la depresión y el estrés. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0149763418300812?via%3Dihub  
    Sep 25, 2018 9022
  • 07 Jun 2018
    La depresión generalmente se trata como  un constructo homogéneo, a a pesar de la evidencia de distintas dimensiones de síntomas cognitivos, afectivos y somáticos. La sensibilidad a la ansiedad (SA, el miedo a las consecuencias de los síntomas de ansiedad), es un factor de riesgo cognitivo implicado en el desarrollo de síntomas depresivos. Sin embargo, no está clara la manera en que las dimensiones de la SA de orden inferior (es decir, las preocupaciones físicas, cognitivas y sociales) se relacionan con los factores de síntomas depresivos. Este estudio se realizó en una muestra de 374 adultos (M edad = 35.5, 54.3% mujeres) con niveles elevados de psicopatología (89.2% cumpliendo los criterios para al menos un diagnóstico del DSM-5, 25.6% con trastorno depresivo primario). El modelo de depresión de dos factores, compuesto por factores cognitivos y afectivos/somáticos, fue superior a las soluciones de uno y tres factores. Las preocupaciones cognitivas de la SA estaban relacionadas con los síntomas cognitivos y afectivos/somáticos de la depresión. Ninguna de las otras dimensiones de la SA estaba relacionada con las dimensiones de los síntomas de la depresión. Estos hallazgos proporcionan una mejor comprensión de las relaciones entre la SA y los síntomas de depresión, en la que el factor cognitivo parece ser el principal. 
Fuente: Saulnier KG et al. Cogn Behav Ther. 2018 May 29:1-13. doi: 10.1080/16506073.2018.1469664. [Epub ahead of print] Preocupaciones cognitivas de la sensibilidad a la ansiedad que llevan a la depresión. https://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/16506073.2018.1469664?journalCode=sbeh20
 


    1169 Posted by Psiquiatría Mentor
  • La depresión generalmente se trata como  un constructo homogéneo, a a pesar de la evidencia de distintas dimensiones de síntomas cognitivos, afectivos y somáticos. La sensibilidad a la ansiedad (SA, el miedo a las consecuencias de los síntomas de ansiedad), es un factor de riesgo cognitivo implicado en el desarrollo de síntomas depresivos. Sin embargo, no está clara la manera en que las dimensiones de la SA de orden inferior (es decir, las preocupaciones físicas, cognitivas y sociales) se relacionan con los factores de síntomas depresivos. Este estudio se realizó en una muestra de 374 adultos (M edad = 35.5, 54.3% mujeres) con niveles elevados de psicopatología (89.2% cumpliendo los criterios para al menos un diagnóstico del DSM-5, 25.6% con trastorno depresivo primario). El modelo de depresión de dos factores, compuesto por factores cognitivos y afectivos/somáticos, fue superior a las soluciones de uno y tres factores. Las preocupaciones cognitivas de la SA estaban relacionadas con los síntomas cognitivos y afectivos/somáticos de la depresión. Ninguna de las otras dimensiones de la SA estaba relacionada con las dimensiones de los síntomas de la depresión. Estos hallazgos proporcionan una mejor comprensión de las relaciones entre la SA y los síntomas de depresión, en la que el factor cognitivo parece ser el principal. 
Fuente: Saulnier KG et al. Cogn Behav Ther. 2018 May 29:1-13. doi: 10.1080/16506073.2018.1469664. [Epub ahead of print] Preocupaciones cognitivas de la sensibilidad a la ansiedad que llevan a la depresión. https://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/16506073.2018.1469664?journalCode=sbeh20
 


    Jun 07, 2018 1169
  • 17 Apr 2018
    La depresión severa y los síntomas que detonan cambios de humor pueden ser indicadores en los pacientes propensos a desarrollar deterioro cognitivo leve (DCL) y progresar de esta condición hacia la demencia. La depresión en el adulto mayor en un problema común pero no por ello significa un fenómeno natural del envejecimiento, muchas veces no se identifican estos problemas y sobre todo en adultos mayores a los 60 años, los síntomas que sufre este grupo de población en realidad son los mismos que el resto de la población adulta. Una de las características es que la tristeza no está siempre presente en todos los casos, este problema afecta más a mujeres que a hombres en una proporción de 2 a 1 y en el 50% de los casos las alteraciones cognitivas están presentes. La evaluación y el tratamiento de los síntomas de la depresión podrían mejorar o mantener el funcionamiento cognitivo en algunos pacientes mayores diagnosticados con DCL. El DCL es un estado intermedio entre la cognición y la demencia causada por la enfermedad de Alzheimer (EA), en la que el individuo tiene una disminución subjetiva de memoria y otras dificultades cognitivas, y su rendimiento en las pruebas neuropsicológicas formales suele ser anormal para su edad, pero estos problemas no interfieren con su funcionamiento rutinario independiente. La mayoría de las personas con DCL tienen un deterioro progresivo de la cognición y la memoria, y finalmente no pueden funcionar de forma independiente para concretar sus tareas diarias, lo que da como resultado un diagnóstico de demencia. Sin embargo, algunas personas con DCL no empeoran progresivamente y algunas mejoran, volviendo del DCL a la cognición normal. Un reciente estudio demostró que medir los síntomas neuropsiquiátricos como la depresión, la ansiedad, la agitación y la irritabilidad ayuda a predecir quién progresará de la cognición normal al DCL y luego quién progresará del DCL a la demencia por EA o volverá a la cognición normal. En este trabajo, publicado en la revista Journal of Alzheimer’s Disease, investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Boston (BUSM) analizaron datos de 6,763 personas que participaron en estudios de investigación longitudinales en 34 Centros de Enfermedad de Alzheimer en los Estados Unidos. Los datos de todos los centros se ingresaron en una base de datos del Centro Nacional de Coordinación de Alzheimer. Los participantes, cuya edad promedio fue de 72 años, recibieron exámenes neurológicos anuales y evaluaciones de su memoria y funcionamiento cognitivo, así como de sus síntomas neuropsiquiátricos. Los autores del estudio también calificaron los síntomas neuropsiquiátricos de los participantes y su nivel de funcionamiento. Además, fueron diagnosticados en cada evaluación como cognitivamente normales, con DCL o con demencia por EA por varios equipos de médicos. Todos los participantes en este estudio fueron cognitivamente normales al momento de su primer examen y fueron monitoreados durante dos a 12 años, con un promedio de cinco años. Los resultados mostraron que las personas con cognición normal tenían más probabilidades de progresar a DCL si tenían más depresión, ansiedad y otros síntomas de trastornos del estado de ánimo. Del mismo modo, las personas que habían progresado a DCL tenían más probabilidades de progresar en mayor proporción hacia demencia por EA si tenían más de estos síntomas neuropsiquiátricos. Un hallazgo importante fue que aproximadamente un tercio de los participantes que habían progresado a DCL regresaron a la cognición normal, y que los participantes que regresaron tenían síntomas neuropsiquiátricos significativamente más bajos y una mayor reducción en los síntomas de depresión. En particular, los investigadores observaron que las mejoras en la depresión y en los síntomas del estado de ánimo llevaron a una mayor probabilidad de mejoría cognitiva. Finalmente se estima que el 80% de los casos de depresión en adultos mayores de 60 años se pueden curar, no solo con con el uso de antidepresivos, sino con psicoterapias, tratamiento físico, dieta y actividad física regular.   FUENTES:   http://www.eluniversal.com.mx/ciencia-y-salud/salud/caracteristicas-de-la-depresion-del-anciano   https://www.salud.carlosslim.org/evaluacion-y-tratamiento-de-depresion-podria-revertir-problemas-cognitivos-y-de-memoria/  
    2248 Posted by Psiquiatría Mentor
  • La depresión severa y los síntomas que detonan cambios de humor pueden ser indicadores en los pacientes propensos a desarrollar deterioro cognitivo leve (DCL) y progresar de esta condición hacia la demencia. La depresión en el adulto mayor en un problema común pero no por ello significa un fenómeno natural del envejecimiento, muchas veces no se identifican estos problemas y sobre todo en adultos mayores a los 60 años, los síntomas que sufre este grupo de población en realidad son los mismos que el resto de la población adulta. Una de las características es que la tristeza no está siempre presente en todos los casos, este problema afecta más a mujeres que a hombres en una proporción de 2 a 1 y en el 50% de los casos las alteraciones cognitivas están presentes. La evaluación y el tratamiento de los síntomas de la depresión podrían mejorar o mantener el funcionamiento cognitivo en algunos pacientes mayores diagnosticados con DCL. El DCL es un estado intermedio entre la cognición y la demencia causada por la enfermedad de Alzheimer (EA), en la que el individuo tiene una disminución subjetiva de memoria y otras dificultades cognitivas, y su rendimiento en las pruebas neuropsicológicas formales suele ser anormal para su edad, pero estos problemas no interfieren con su funcionamiento rutinario independiente. La mayoría de las personas con DCL tienen un deterioro progresivo de la cognición y la memoria, y finalmente no pueden funcionar de forma independiente para concretar sus tareas diarias, lo que da como resultado un diagnóstico de demencia. Sin embargo, algunas personas con DCL no empeoran progresivamente y algunas mejoran, volviendo del DCL a la cognición normal. Un reciente estudio demostró que medir los síntomas neuropsiquiátricos como la depresión, la ansiedad, la agitación y la irritabilidad ayuda a predecir quién progresará de la cognición normal al DCL y luego quién progresará del DCL a la demencia por EA o volverá a la cognición normal. En este trabajo, publicado en la revista Journal of Alzheimer’s Disease, investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Boston (BUSM) analizaron datos de 6,763 personas que participaron en estudios de investigación longitudinales en 34 Centros de Enfermedad de Alzheimer en los Estados Unidos. Los datos de todos los centros se ingresaron en una base de datos del Centro Nacional de Coordinación de Alzheimer. Los participantes, cuya edad promedio fue de 72 años, recibieron exámenes neurológicos anuales y evaluaciones de su memoria y funcionamiento cognitivo, así como de sus síntomas neuropsiquiátricos. Los autores del estudio también calificaron los síntomas neuropsiquiátricos de los participantes y su nivel de funcionamiento. Además, fueron diagnosticados en cada evaluación como cognitivamente normales, con DCL o con demencia por EA por varios equipos de médicos. Todos los participantes en este estudio fueron cognitivamente normales al momento de su primer examen y fueron monitoreados durante dos a 12 años, con un promedio de cinco años. Los resultados mostraron que las personas con cognición normal tenían más probabilidades de progresar a DCL si tenían más depresión, ansiedad y otros síntomas de trastornos del estado de ánimo. Del mismo modo, las personas que habían progresado a DCL tenían más probabilidades de progresar en mayor proporción hacia demencia por EA si tenían más de estos síntomas neuropsiquiátricos. Un hallazgo importante fue que aproximadamente un tercio de los participantes que habían progresado a DCL regresaron a la cognición normal, y que los participantes que regresaron tenían síntomas neuropsiquiátricos significativamente más bajos y una mayor reducción en los síntomas de depresión. En particular, los investigadores observaron que las mejoras en la depresión y en los síntomas del estado de ánimo llevaron a una mayor probabilidad de mejoría cognitiva. Finalmente se estima que el 80% de los casos de depresión en adultos mayores de 60 años se pueden curar, no solo con con el uso de antidepresivos, sino con psicoterapias, tratamiento físico, dieta y actividad física regular.   FUENTES:   http://www.eluniversal.com.mx/ciencia-y-salud/salud/caracteristicas-de-la-depresion-del-anciano   https://www.salud.carlosslim.org/evaluacion-y-tratamiento-de-depresion-podria-revertir-problemas-cognitivos-y-de-memoria/  
    Apr 17, 2018 2248
  • 07 Mar 2018
    Los padecimientos relacionados con la psicosis son más recurrentes en pacientes con edades que van de los 15 a los 30 años. Y tras la aparición de los síntomas hasta la llegada a su consultorio pueden pasar 2 años, sabemos que la pronta intervención favorece la respuesta de los pacientes a un tratamiento.   ¿Como prevenir?   Un estudio ha demostrado que los jóvenes con riesgo ultraelevado de psicosis, al realizar ejercicio mejoran sus síntomas positivos y negativos. El estudio piloto se realizó a 12 adolescentes y adultos jóvenes que participaron en un programa de ejercicio aeróbico. El autor del estudio fue Derek J. Dean, de la University of Colorado, en Boulder, Estados Unidos. De igual manera en pacientes con esquizofrenia tras las intervenciones de rutinas de ejercicio han mostrado una mejora en síntomas como el funcionamiento cognitivo, cardiovascular, social y laboral, así como en los dominios neurobiológicos. Investigaciones previas habían señalado que los adolescentes con riesgo de psicosis tienden a realizar menos actividad física y por el contrario, hay una tendencia a buscar actividades desfavorables para la salud. Durante el estudio no sólo se centraron en demostrar los efectos preventivos del ejercicio, sino también el impacto que se da en el hipocampo tras una rutina de ejercicio aeróbico. Analizar estos efectos les permitió esclarecer aspectos importantes de los efectos neurobiológicos del ejercicio. A los jóvenes participantes se les asignó de manera aleatoria una rutina de ejercicio moderado o de ejercicio vigoroso. Durante la primeras tres semanas las sesiones de ejercicio duraron 15 minutos y se fue aumentando gradualmente hasta llegar a 30 minutos, que era el objetivo. Los participantes escogieron el tipo de ejercicio que deseaban realizar entre bicicleta estacionaria, correr o caminar en cintas o utilizar aparatos elípticos. Se les realizó resonancia magnética y resonancia magnética de la conectividad funcional en el estado de reposo al inicio y después de terminar la rutina de ejercicio. Tras el análisis de resultados se comprobó el efecto benéfico del ejercicio aeróbico y los investigadores mencionaron que es muy importante que los médicos alienten a sus pacientes a realizar actividad física y tengan apego a una rutina.   ¿Usted que estrategias emplea en sus consultas para alentar a sus pacientes a realizar ejercicio?     FUENTES:   http://elmedicointeractivo.com/la-psicosis-tiene-una-especial-incidencia-en-los-jovenes-de-los-15-los-30-anos/   El ejercicio podría ayudar a prevenir la psicosis en jóvenes con alto riesgo - Medscape - 21 de feb de 2018.
    985 Posted by Psiquiatría Mentor
  • Los padecimientos relacionados con la psicosis son más recurrentes en pacientes con edades que van de los 15 a los 30 años. Y tras la aparición de los síntomas hasta la llegada a su consultorio pueden pasar 2 años, sabemos que la pronta intervención favorece la respuesta de los pacientes a un tratamiento.   ¿Como prevenir?   Un estudio ha demostrado que los jóvenes con riesgo ultraelevado de psicosis, al realizar ejercicio mejoran sus síntomas positivos y negativos. El estudio piloto se realizó a 12 adolescentes y adultos jóvenes que participaron en un programa de ejercicio aeróbico. El autor del estudio fue Derek J. Dean, de la University of Colorado, en Boulder, Estados Unidos. De igual manera en pacientes con esquizofrenia tras las intervenciones de rutinas de ejercicio han mostrado una mejora en síntomas como el funcionamiento cognitivo, cardiovascular, social y laboral, así como en los dominios neurobiológicos. Investigaciones previas habían señalado que los adolescentes con riesgo de psicosis tienden a realizar menos actividad física y por el contrario, hay una tendencia a buscar actividades desfavorables para la salud. Durante el estudio no sólo se centraron en demostrar los efectos preventivos del ejercicio, sino también el impacto que se da en el hipocampo tras una rutina de ejercicio aeróbico. Analizar estos efectos les permitió esclarecer aspectos importantes de los efectos neurobiológicos del ejercicio. A los jóvenes participantes se les asignó de manera aleatoria una rutina de ejercicio moderado o de ejercicio vigoroso. Durante la primeras tres semanas las sesiones de ejercicio duraron 15 minutos y se fue aumentando gradualmente hasta llegar a 30 minutos, que era el objetivo. Los participantes escogieron el tipo de ejercicio que deseaban realizar entre bicicleta estacionaria, correr o caminar en cintas o utilizar aparatos elípticos. Se les realizó resonancia magnética y resonancia magnética de la conectividad funcional en el estado de reposo al inicio y después de terminar la rutina de ejercicio. Tras el análisis de resultados se comprobó el efecto benéfico del ejercicio aeróbico y los investigadores mencionaron que es muy importante que los médicos alienten a sus pacientes a realizar actividad física y tengan apego a una rutina.   ¿Usted que estrategias emplea en sus consultas para alentar a sus pacientes a realizar ejercicio?     FUENTES:   http://elmedicointeractivo.com/la-psicosis-tiene-una-especial-incidencia-en-los-jovenes-de-los-15-los-30-anos/   El ejercicio podría ayudar a prevenir la psicosis en jóvenes con alto riesgo - Medscape - 21 de feb de 2018.
    Mar 07, 2018 985